Como Megaupload pero encriptado

Mega, el nuevo sitio de intercambio de archivos creado por el excéntrico Kim Dotcom, da más espacio de almacenamiento que su competencia y tiene la publicidad a su favor
Kim Dotcom había prometido una presentación “como ninguna otra”, y así fue. El lanzamiento este fin de semana de Mega, el nuevo sitio de intercambio de archivos creado por el más conocido de los padres de Megaupload, fue descomunal.

Ante 200 selectos invitados, en su mayoría periodistas, la presentación organizada en su la mansión de Dotcom en Auckland, Nueva Zelanda, fue una burla a la espectacular redada que exactamente un año antes había realizado el FBI.

“¡Mega va a ser enorme y nada lo va a frenar!”, gritó Dotcom desde un escenario gigantesco en los jardines de su casa, segundos antes de que un helicóptero volara sobre el lugar y policías falsos bajasen en sogas desde el aparato. Rodeado de sensuales policías en minifaldas, quizá lo único pequeño de la presentación, Dotcom dijo entre risas: “Paren esta locura. Seamos todos amigos”.

Sin embargo, no todos quieren ser amigos de Dotcom. El excéntrico alemán nacido como hace 39 años Kim Schmitz aseguró que toda esa puesta en escena no era una provocación al gobierno de Estados Unidos, que actualmente busca extraditarlo para acusarlo de piratería, ni a las industrias audiovisual y musical, que perdieron alrededor de US$ 500 millones por la violación de sus derechos de autor, según afirman. Es que Megaupload llegó a concentrar nada menos que el 4% del tráfico mundial de internet.

La versión legal


“Megaupload fue creado inicialmente como un servicio que te permite enviar archivos pesados porque los adjuntos de los correos electrónicos tienen limitaciones y eso todavía sucede hoy en día”, dijo Dotcom en entrevista con el periódico británico The Guardian. Y agregó: “Nunca fue creado con la intención de convertirse en una suerte de paraíso de la piratería”.

Pero, en los hechos, Megaupload era un sitio donde se subían y compartían materiales protegidos por los derechos de autor sin pagar lo correspondiente. En el caso que llevó a Dotcom a pasar un mes en prisión, tener que pagar fianza, vivir en libertad condicional en Nueva Zelanda y en breve comparecer en una audiencia por el pedido de extradición de Estados Unidos, él y sus socios aseguran que no pueden hacerse responsables de lo que los usuarios comparten. De hecho, cada vez que un material era denunciado como ilegal, Megaupload le daba de baja.

Si bien este argumento por ahora está funcionando a favor del alemán en la corte, Dotcom no quiso volver a arriesgarse con Mega. “Legalmente no hay nada que pueda ser usado para cerrarnos. Este sitio es tan legítimo y tiene tanto derecho a existir como Dropbox, Boxnet y otros competidores”, dijo durante la presentación.

Para cuidar su seguridad y la del usuario, todo archivo que se sube y descarga de Mega es encriptado bajo una clave, por lo que ni el sitio ni cualquier hacker o gobierno pueden saber lo que se está transfiriendo. De todos modos, como en Megaupload, el usuario puede compartir sus archivos con un simple link.
No soy malo, ¿sabés? Soy un buen tipo. Todos los que me conocen me quieren... Realmente deberían sentarse en la mesa, entrar en razón y resolver este tema. Porque yo no voy a ceder. Voy a luchar por esto. Y no tienen ninguna posibilidad de ganar. Yo no veo que vaya a pasar porque sé que soy inocente y los abogados saben que soy inocente, y tenemos al derecho de nuestro lado”, dijo Kim Dotcom

Según explicó Mathias Ortmann, socio de Dotcom, a la revista Wired, “es imposible para Mega conocer o ser responsable por el contenido de los archivos guardados por sus usuarios”.

En este sentido, hay quienes ya están señalando a Mega como una simple versión encriptada de Megaupload. Pero lo cierto es que el nuevo proyecto de Dotcom tiene otras similitudes con su competencia legal de almacenamiento en la nube.

Por ejemplo, Mega no defiende el anonimato. Si las autoridades bajo las leyes neozelandesas piden al sitio que revele la identidad de alguien que está usando su cuenta indebidamente, así lo hará.

Dejando de lado la privacidad y términos de uso, Mega ofrece mayor capacidad de almacenamiento que su competencia. Solo en la versión gratuita, el usuario dispone de 50 gigas, mientras que en Dropbox se brindan entre 2 y 18 gigas, y Google Drive tiene 5 gigas, por citar algunos ejemplos.

No obstante, durante el fin de semana era casi imposible ingresar a Mega y actualmente la velocidad de transferencia es lenta, pero Dotcom aseguró que esto mejorará.

El problema fue la alta demanda: en las primeras dos horas se registraron más de 250.000 usuarios y el sitio llegó al millón de visitas en solo 14 horas, tuiteó Dotcom.

Esa es otra de las ventajas comparativas de Mega: la publicidad. El cierre de Megaupload y juicio a Dotcom, lejos de servir para lapidarlo como cibercriminal, lo convirtió en una víctima del arbitrario sistema judicial estadounidense, tal como sucedió antes con Julian Assange, fundador de WikiLeaks, y recientemente con Aaron Swartz, creador de Reddit que terminó por suicidarse ante los apremiantes acosos legales.

Dotcom pasó de ser un hacker y empresario casi desconocido a convertirse en un héroe de culto, defensor de la libertad de internet. Y lo está aprovechando a su favor.

Según dijo a The Guardian: “No soy malo, ¿sabés? Soy un buen tipo. Todos los que me conocen me quieren... Realmente deberían sentarse en la mesa, entrar en razón y resolver este tema. Porque yo no voy a ceder. Voy a luchar por esto. Y no tienen ninguna posibilidad de ganar. Yo no veo que vaya a pasar porque sé que soy inocente y los abogados saben que soy inocente, y tenemos al derecho de nuestro lado”.

Populares de la sección

Comentarios