Cómo los zombies devoran el cerebro de la audiencia

Un estudio analizó el impacto de la serie "The Walking Dead" según la actividad neuronal y los mensajes en Twitter


Los zombies pueden no tener cerebro, pero influyen con fuerza en el de los vivos. Así lo demostró un estudio donde se analizó la reacción neurocientífica de un grupo de voluntarios mediante electroencefalograma al mirar el primer capítulo de la serie sobre muertos vivientes The Walking Dead y los tuits publicados el día de su estreno, el 31 de octubre de 2010.

El trabajo estuvo a cargo de Harmony Institute, una organización de análisis de la industria del entretenimiento, junto a Columbia University y City College de New York.

Estas últimas dos instituciones se encargaron de reclutar 20 voluntarios para realizarles encefalogramas mientras miraban el piloto. Mediante este método, midieron qué escenas del programa que trata sobre un grupo de personas que intentan sobrevivir a un apocalipsis zombie, generaban mayor actividad neuronal.

Por otra parte, especialistas del Harmony Institute analizaron los 19.000 tuits que se generaron durante la hora del primer programa, emitido en Uruguay por Fox y que actualmente está en su tercera temporada. Los mensajes de 140 caracteres fueron catalogados según el estado de ánimo, nivel de interés y de compromiso.

Si bien el estudio final todavía no fue publicado, esta semana el Harmony Institute realizó un reporte preliminar con algunas conclusiones.
Se observa que los tuits publicados inmediatamente después de este evento demuestran altos niveles de inmersión y sentimientos positivos (emoción, celebración); los que se producen después de un tiempo son mayormente humorísticos (chistes para aliviar la tensión)”, explican los investigadores

Una de ellas es que las escenas donde se generaron mayor cantidad de tuits coincidieron con aquellos de mayor actividad neuronal. Ejemplo de ello es el inicio del programa piloto, donde el protagonista, Rick Grimes (Andrew Lincoln) encuentra una niña caminando sin rumbo por la ciudad desolada y, al llamarla, la pequeña es una zombie que intenta atacarlo. Él se defiende disparándole en la cabeza.

Según los investigadores, “se observa que los tuits publicados inmediatamente después de este evento demuestran altos niveles de inmersión y sentimientos positivos (emoción, celebración); los que se producen después de un tiempo son mayormente humorísticos (chistes para aliviar la tensión)”.

No obstante, los investigadores encontraron que la relación inversa no se cumple: existen momentos de alta actividad neuronal donde la cantidad de tuits es escasa. Son escenas de alta carga emotiva, como cuando Grimes despierta del coma y va a su casa a buscar a su esposa e hijo y descubre que no están allí, dejándose llevar por un llanto desgarrador.

Estos “puntos de divergencia”, señalan los investigadores, sugieren que cuando las personas se sienten más comprometidas desde el punto de vista emocional con un contenido, prefieren abstenerse de compartirlo o discutirlo en Twitter.

En última instancia, más que saber cómo los zombies devoran el cerebro de la audiencia de The Walking Dead, este tipo de investigaciones podrán aplicarse para identificar al llamado “compromiso fantasma”, aquellas escenas que atrapan a los espectadores, pero que no lo expresan en las redes sociales.

Comentarios