Cómo ignorar el celular

Aunque parezca contradictorio, la mejor solución para mantenerse alejado de los dispositivos móviles durante un evento social son algunas aplicaciones que ayudan a combatir la tentación
Nos dimos cuenta de que teníamos un problema cuando en una reunión de trabajo mis compañeros y yo tuvimos que pactar que dejaríamos los celulares en silencio y dados vuelta sobre una mesa en el centro de la sala, alejados de nuestros dedos inquietos. A la consigna se le sumó un agravante: el primero que tocara su smartphone debería pagar el almuerzo de todo el grupo. Por suerte, eso resultó ser motivo suficiente para mantenernos alejados del "órgano fantasma" durante hora y media.

Lo que empezó como un juego, en realidad, denota una problemática social y cultural cada vez más común, sobre todo en los usuarios más jóvenes: la adicción al teléfono celular.

Una encuesta publicada por Synovate, una consultora especializada en el estudio de los comportamientos y prácticas de consumo en los seres humanos, estimó que el 75% de los usuarios de teléfonos inteligentes lleva su dispositivo móvil en el bolsillo absolutamente a todas partes. Por otro lado, el 33% aseguró que no podría vivir sin su móvil y el 66% confesó dormir cerca de su teléfono prendido ya que tienen miedo a "perderse algo" o "quedar por fuera de la conversación". La mitad de las personas encuestadas dijo que utilizan los mensajes de texto (o similares) para comunicarse con sus amigos sobre "temas sentimentales", invitar a salir a alguien e incluso terminar un relación amorosa.

Estos datos intentan ilustrar, en mayor o menor medida, la relación de dependencia que las personas pueden generar inconscientemente con sus dispositivos móviles. De hecho, en 2007, psicólogos estadounidenses acuñaron el término phubbing (una mezcla entre las palabras inglesas phone y snubbing, teléfono y subestimación, respectivamente) para referirse al fenómeno de menospreciar o dejar de prestarle atención a otras personas por mirar el celular.

En respuesta a esta práctica surgieron en las redes sociales varias asociaciones anti-phubbing que buscan reivindicar el contacto cara a cara por temor a que, en un futuro no tan lejano, las personas solo puedan comunicarse a través de dispositivos.

Pero las agrupaciones anti-phubbing no son las únicas que están tomando medidas para volver a la conversación sin aparatos de por medio. También lo están intentando cientos de aplicaciones que buscan controlar el tiempo que pasan los usuarios mirando las pantallas de sus teléfonos para reducir los niveles de dependencia, adicción y ansiedad que produce esa necesidad de estar todo el tiempo conectado.

Moment

Se trata de una de las aplicaciones más completas en materia de control de uso del smartphone. Propone un seguimiento exhaustivo de la cantidad de tiempo –medido en horas, minutos y segundos– que el usuario gasta al utilizar su dispositivo de forma periódica. En base a estos datos, la app permite establecer un límite de tiempo por día y programar avisos para alertar cuando se está por llegar al límite. Por otro lado, permite conectarla a los teléfonos de otros miembros del hogar. Moment solo está disponible para iOS, sin costo, y se puede descargar para iPhone y también iPad.

FaceUp

Es lo más parecido a un grupo de "Celuadictos Anónimos" que puede encontrarse en las tiendas de aplicaciones. Promocionada bajo el eslogan de "la vida es eso que pasa mientras miras la pantalla de su smartphone", esta app recoge estadísticas sobre el nivel de uso del móvil para proponerle al usuario reducir su dependencia. Con un claro desglose en aplicación por aplicación, FaceUp brinda porcentajes del "nivel de adicción" que el usuario tiene en WhatsApp, Facebook o Twitter y acompaña la información con gráficas. Su principal función es la incorporación de consejos personalizados para reducir estos números. Está disponible para iOS (US$ 1,99) y para Android (US$ 2,03).

Forest

Se trata de una aplicación que transforma en un juego el desafío de dejar a un lado el teléfono durante una cena familiar o una aburrida e inentendible clase de matemática. Funciona bajo una premisa sencilla: planta una semilla en la pantalla del teléfono y, siempre y cuando el usuario no cierre la aplicación, un árbol crecerá en ella; de lo contrario, si uno decide revisar el perfil de Facebook o responder un mensaje en WhatsApp, el árbol morirá y el juego habrá terminado. Por más que parezca ridículo, la idea de generar un bosque virtual propio se torna un reto bastante provocador que puede motivar a más de uno a cortar con el phubbing diario. Puede descargarse en iOS por US$ 0,99 y en Android de manera gratuita.

Pomodoro

Los dispositivos móviles pueden generar grandes distracciones al momento de estudiar o de concentrarse en una actividad. Como solución a este problema existe Pomodoro, una aplicación que propone una gestión limpia y ordenada para todas las actividades del día sin interrupciones. Basada en la técnica de concentración francesa creada por Francesco Cirillo, la aplicación establece un tiempo determinado en el cual el usuario debe enfocarse en sus tareas y cada tantos minutos sonará una alarma con la que quedará habilitado para comprobar algunas notificaciones en las redes sociales. Luego una alarma sonará nuevamente como recordatorio de que debe retomar sus tareas. La app es gratuita en iOS y Android.


Populares de la sección

Acerca del autor