Cómo funciona el reconocimiento facial

El uso de software para identificar caras puede ser útil y, al mismo tiempo, preocupante. Así es cómo funciona la tecnología de reconocimiento facial
El reconocimiento facial es una versión mucho más potente que la tecnología que usa su celular o su computadora para identificar a sus amigos en sus fotos. Su uso para reconocer personas y validar sus identidades puede agilizar el control de acceso a edificios corporativos y gubernamentales. Algunos sistemas tienen la capacidad de identificar criminales conocidos o sospechosos y las empresas pueden analizar las caras de sus clientes para adaptar las estrategias de marketing. Pero también hay serios problemas de privacidad, ya que esta tecnología puede ser utilizada para rastrear a los individuos a través de sus comunidades e incluso por todo el mundo.

El mercado de reconocimiento facial tiene un valor de aproximadamente US$ 3 mil millones y se espera que crezca a US$ 6 mil millones en 2021. La vigilancia es la razón principal para el crecimiento: los gobiernos son los principales consumidores. El FBI tiene una base de datos con imágenes de aproximadamente la mitad de la población estadounidense. También existe el temor de que algunas personas usen la tecnología para cometer acoso en línea o incluso acecho real.

A medida que el reconocimiento facial se hace más común, debemos saber cómo funciona.

Cómo funciona

Como uno de los métodos de los llamados sistemas de identificación biométricos, el reconocimiento facial examina las características físicas de una persona en un intento de distinguirla de manera única. Lo hace en tres pasos: detección, creación de caras y verificación o identificación.

Cuando una imagen es capturada, el software la analiza para identificar dónde están los rostros, por ejemplo, en un centro comercial. Una vez que el sistema identificó cualquier cara potencial en una imagen, "mira" cada más de cerca. A veces la imagen necesita ser reorientada o redimensionada. Una cara muy cerca de la cámara puede parecer inclinada o estirada ligeramente. Alguien más alejado puede parecer más pequeño o incluso puede estar parcialmente oculto a la vista.

Cuando el software llega a un tamaño adecuado, recrea la "cara", es decir, localiza los rasgos faciales. Las imágenes ahora son capaces de recopilar una gran cantidad de información adicional: desde la estructura ósea hasta las curvas alrededor de la cuenca del ojo, la nariz y la pera. Los ojos son un factor clave en la precisión. Los lentes de sol son más propensos a reducir la precisión del software que el pelo facial o los lentes de receta.

22cr07cara5col.png

No siempre es fácil

Un factor clave que afecta el funcionamiento del reconocimiento facial es la iluminación. Una cara uniformemente iluminada y vista directamente desde el frente, sin sombras y nada que bloquee la vista de la cámara es la mejor. Otro desafío muy importante para el reconocimiento facial exitoso es el grado en el que la persona que se identifica coopera con el proceso o es consciente de él. Las personas que saben que están usando el reconocimiento facial, como el empleado que intenta entrar en una habitación restringida, son relativamente fáciles de captar. Son capaces de mirar directamente a la cámara en una iluminación adecuada para hacer un análisis de software óptimo.

Las imágenes de las personas que no saben que sus rostros están siendo analizados (y que tal vez ni siquiera saben que están siendo vigiladas) son más difíciles de analizar. Una cara elegida entre la muchedumbre puede que tenga que ser digitalmente transformada y ampliada antes de que se pueda generar una impresión facial. Eso deja más espacio para que el sistema identifique erróneamente a la persona.

Un sistema que restringe el acceso a una ubicación específica podría admitir incorrectamente a un sujeto no autorizado si, por ejemplo, llevaba un disfraz o incluso si se veía lo suficientemente similar a otro.

Además, las cámaras de vigilancia no siempre son capaces de obtener muy buenas imágenes de la cara de un sospechoso. Eso podría significar la identificación de un inocente.

Independientemente de lo exacto que parezca en las series de televisión, no hay espacio para el error, aunque la tecnología está mejorando. El Instituto de Estándares y Tecnología de EEUU estimó que las tasas de error declaradas están disminuyendo un 50% cada dos años y actualmente están alrededor del 0,8%. Eso es mejor que el reconocimiento de voz que tiene tasas de error superiores al 6%. Sin embargo, el reconocimiento facial puede ser más propenso a errores que el escaneo de iris y el escaneado de huellas dactilares.

En caso de que el reconocimiento facial no funcione, varios fabricantes ya están trabajando en la biometría de la piel. Este método analiza una imagen tomada de un sector de piel y la divide en fragmentos más pequeños para distinguir las líneas, los poros y la textura de la piel de una persona.

Privacidad

Pero el reconocimiento facial plantea problemas de privacidad. Una de las principales preocupaciones es que, al igual que el aumento de las bases de datos de ADN, los rasgos faciales y las fotos están siendo almacenados por los gobiernos, que son capaces de rastrear a la gente, borrando cualquier noción de privacidad o anonimato.

Por otra parte, una nueva aplicación, FindFace, permite tomar fotos de una persona y usar el reconocimiento facial para encontrar sus cuentas de redes sociales. Pensada como una manera conveniente para conectar con amigos, la aplicación invita a un mal uso. La gente puede utilizarla para exponer identidades y acosar a otros.

Estas nuevas capacidades están generando preocupación por otros usos maliciosos de imágenes disponibles de forma pública. Por ejemplo, cuando la Policía emite alertas sobre niños desaparecidos a menudo incluye una fotografía. Nadie sabe si esas imágenes también están ingresando en sistemas de reconocimiento facial.

Esto sin tener en cuenta su uso junto con otras tecnologías como cámaras para escaneo de cuerpo, software de geolocalización y aprendizaje de las máquinas para ayudar en el seguimiento en tiempo real. La combinación de tecnologías ofrece opciones atractivas para combatir el crimen pero profundiza las fisuras en nuestra privacidad.
Fuente: Jessica Gabel / The Conversation

Populares de la sección