Cómo fotografiar comida con éxito

Si vas a retratar tu plato para compartirlo en redes sociales, hacelo bien. Estos son los consejos del editor de fotografía de El Observador para tomar los mejores retratos de alimentos con smartphones
En la era digital, lo que diferencia una gran foto de una mediocre ya no depende de la herramienta, sino de la mirada. Esta frase, que parece una consigna de libro de autoayuda para fotógrafos aficionados, es absolutamente real. Con un smartphone se pueden obtener mejores imágenes que las que conseguíamos hace algunos años con una máquina de película. Además, desde el mismo teléfono podemos mejorarlas con programas amigables y, finalmente, guardarlas o enviarlas. Y todo esto en pocos minutos.

Entre las centenas de fotos que circulan a diario en las redes sociales, son habituales las de comida. En general, son sacadas sin mucho criterio (cosa habitual en los sitios como Instagram o Facebook), donde lo único que se pretende es hacer una especie de Foursquare gastronómico. No solo quieren decir: “Yo estoy aquí”, sino también: “Yo estoy comiendo esto”. En el mismo lugar y con las mismas herramientas podemos sacar fotos más interesantes y atractivas. Solo hay que seguir algunos consejos.

 

1. Aprovechá la luz natural, aunque te parezca insuficiente. Siempre podés apoyar el teléfono para evitar que la imagen quede movida.

2. Tomá varias fotografías de la misma escena y probá con pequeñas variaciones, por ejemplo, con o sin cubiertos, versión horizontal y vertical.

3. Utilizá un punto de vista diferente. Usualmente se tiende a sacar fotos desde arriba, lo cual aplana la imagen, le quita volumen. Ese es un punto de vista vulgar, es la foto carné de las comidas. Buscá hacer la toma desde un ángulo de 45 grados e incluso apoyando el teléfono en la mesa, en plano horizontal.

4. Usá pequeños recursos que te ayuden a reflejar la luz (una servilleta blanca, una hoja de papel).

5. Si podés, prepará todo con el plato frío y, cuando esté listo, calentalo en el microondas y hacé tu fotografía. Para eso, colocá en la mesa una referencia fija donde apoyar el celular (un vaso, un tupper).

6. No te resignes a los filtros de Instagram o similares: retocá con aplicaciones como Snapseed. Puede ser la diferencia entre una gran foto profesional y una mala de aficionado. Herramientas como brillo y contraste son válidas, pero también lo es el enfoque, marcando como punto central el medio del plato.

 

Seguir estos consejos puede ser la diferencia entre pasar inadvertido y que alguien considere tu fotografía para la tapa de un libro gastronómico.

Populares de la sección

Comentarios