Cómo festejar un cumpleaños de forma ecológica

Ismael Costa, alumno del colegio Saint George, es el único finalista sudamericano de un concurso mundial de ensayos sobre ecología
“Permítanme explicarles a qué me refiero con sustentabilidad describiendo cómo algún día festejaré el cumpleaños número 10 de mi hijo/hija”, dice Ismael Costa luego de presentarse y antes de contar con lujo de detalles cómo sería la fiesta amigable con el ambiente que organizará en el futuro. Ismael tiene 10 años.

Tenía 9 cuando escribió el ensayo este verano y cumplió la decena el día que su maestra envío el trabajo al concurso organizado por The Living Rainforest (Trust for Sustainable Living), una organización con base en Inglaterra para la comprensión de la vida sustentable.

El alumno de quinto grado del colegio Saint George, en Montevideo, resultó finalista en la categoría Primaria de la competencia en la que participaron 1.094 niños de 73 países de todo el mundo. En julio, viajará a Londres junto a su madre y maestra para participar de un evento de cuatro días, que incluye instancias de discusión y debate, una visita a la Universidad de Oxford y la ceremonia de entrega de premios.

Las estudiantes del Saint George Paula Maglione y Jazmín Koncke, ambas de quinto año, también participaron del concurso y recibieron una mención de honor por sus ensayos sobre sustentabilidad. Los tres alumnos son los únicos uruguayos que participaron de la competencia. De hecho, Ismael es el único sudamericano que la organización recibirá en Inglaterra, por lo que la responsabilidad es aún mayor, dijo la docente y coordinadora de ciencia del colegio Saint George, Patricia Carabelli.
¿Qué es una vida sustentable para mí?”, fue la consigna del concurso internacional de ensayos

Fue ella quien recibió la propuesta del concurso en enero, en plenas vacaciones. El plazo de entrega era en febrero. Pero tanto Ismael como Paula y Jazmín se sumaron a la consigna: “¿Qué es una vida sustentable para mí?”. Según contó Carabelli, los niños trabajaron a la distancia y respondieron a la pregunta de forma muy distinta. Contar lo que hacen en clase desde hace años respondiendo a la pregunta fue el planteo de la maestra, quien contó que el tema de la sustentabilidad está siempre muy presente en el aula. “Hemos hecho hornos solares, tenemos una huerta propia y vamos a la playa a observar la biodiversidad. Siempre integramos el contexto en donde está el colegio (Rambla República de Chile)”, dijo Carabelli.

Pero Ismael no solo recibe la influencia científica en el aula, sino también en su hogar. Su madre, Beatriz Álvarez, es bioquímica y profesora agregada en el Laboratorio de Enzimología de la Facultad de Ciencias. El año pasado recibió el premio L’Oreal-Unesco Por las mujeres en la ciencia, por su proyecto “Química biológica del sulfuro de hidrógeno”. Además, el padre de Ismael trabaja en el área de Economía de la Energía, por lo que el tema de la energía eólica, por ejemplo, siempre está presente en la casa.

Para Álvarez, lo más valioso es “la oportunidad de aprender” que recibió su hijo a partir de esta iniciativa. La orgullosa madre contó que la dinámica de escritura fue en pleno enero, después del almuerzo, cuando no era hora para ir a la playa. El desafío de elegir la estructura del ensayo, de poner en práctica el inglés (idioma en que está escrito el trabajo) y las búsquedas en internet para profundizar el tema fueron parte del proceso.

"A Ismael le interesa todo", dijo Álvarez, quien comparó a su hijo con "una esponja de libros". Contó que lee todo el tiempo, que prefiere escuchar el informativo en vez de música en la radio y que está al tanto de los principales problemas de Montevideo respecto a la sustentabilidad. Ahora, se prepara para las instancias de debate de las que participará en Inglaterra y ya sabe qué tema planteará como principal problema medioambiental de la capital uruguaya: la basura.

 


¿Qué es una vida sustentable para mí?


 

Esta es la traducción del ensayo en inglés de Isamel Costa, finalista del concurso internacional de ensayos organizado por The Living Rainforest:

"Mi nombre es Ismael. Soy un niño de 9 años de Uruguay y cumpliré 10 años el próximo 3 de febrero.

Permítanme explicarles a qué me refiero con sustentabilidad describiendo cómo algún día festejaré el cumpleaños número 10 de mi hijo/hija.

Primero, todos los amigos de mi niño llegarán en bicicleta o en un transporte público limpio. Imagino que en el futuro las ciudades tendrán sendas para bicicleta en todas partes. Andar en bici es bueno por muchas razones: es saludable y bueno para desarrollar piernas fuertes, no contamina el ambiente, ¡y es muy bonito y divertido!

Todos los regalos estarán envueltos en papel reciclado. Y nadie traerá un arma de juguete, porque las armas nos son juguetes, ¡y porque no tienen nada que ver con la sustentabilidad! Libros impresos en papel reciclado serán muy bienvenidos, al igual que los libros electrónicos.

La fiesta será celebrada en un edificio sustentable. Por “edificio sustentable” me refiero a uno que haga un uso responsable de la energía, el agua y los deshechos.

El sistema de energía del edificio estaría basado en paneles solares y molinos de viento. El sistema de iluminación sería eficiente, por lo que las luces serían encendidas solo cuando fuera necesario. Sé que la electricidad cuesta mucho más durante la noche, porque todos están en casa usando sus aparatos electrónicos, así que la fiesta sería celebrada a la luz del día.

El manejo del agua también es un gran tema para que la fiesta sea sustentable. Debemos ahorrar agua porque es un recurso escaso. No podemos vivir sin agua. Necesitamos agua para tomar, limpiar el edificio, regar las plantas, para los baños y lavar la vajilla. El edificio tendría un sistema para reciclar agua, para que cuando lloviera las plantas fueran regadas con agua reciclada. ¡Esta agua también sería usada para limpiar el edificio y los baños!

Los desperdicios producidos durante la fiesta serían clasificados en orgánicos, plástico, vidrio, pilas, latas y papel. Los desechos orgánicos serían reciclados con el fin de producir abono. Debemos aprender cómo producir menos basura.

La torta estaría hecha con ingredientes obtenidos a partir de agricultura sostenible y horneada en un horno de energía solar.

Sé que algún día el sol dejará de brillar. Cuando este momento llegue, espero que ya hayamos aprendido a vivir en otros planetas de manera sustentable, para que mi tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara nieto también pueda tener una agradable fiesta de cumpleaños".


Acerca del autor

Comentarios