Cómo Facebook decide qué se ve y qué no en tu feed de noticias

Un algoritmo es el encargado de jerarquizar los contenidos de tus amigos, pero es posible enseñarle qué te interesa de verdad. Aunque la palabra final, siempre la tiene la compañía

Hasta hace pocos días, escasos usuarios se preguntaban cómo Facebook selecciona los contenidos que aparecen en su feed de noticias. Incluso muchos quizá pensaban que veían la totalidad de las publicaciones de sus amigos y páginas que siguen. Sin embargo, un estudio en la revista de la Academia Nacional de las Ciencias de Estados Unidos cambió todo.


En la investigación se detalla que durante la semana del 11 al 18 de enero de 2012 Facebook intervino 689 mil cuentas de usuarios anglófonos. Luego, de forma aleatoria, modificó el flujo de noticias para cambiar lo que veían: a unos les escondió las noticias negativas para que tuvieran feeds más “felices”, mientras que a otros les quitó las positivos, convirtiendo su página de inicio en un lugar más “triste”.

Facebook demostró así que existe un “contagio emocional” en la red social. Eso mismo pasó con el sentimiento de indignación que provocó la manipulación de datos por parte de la compañía, novedad que se esparció rápidamente en internet. Lo interesante es que Facebook altera de forma constante lo que los usuarios ven a través de su poco transparente algoritmo.

 

La razón de ser del algoritmo


El completo funcionamiento del algoritmo que regula qué se ve y qué no en el feed de noticias se desconoce (tal como sucede con el del buscador de Google o la función “descubre” de Twitter, por ejemplo). No obstante, hace casi un año, Facebook publicó una entrada en su blog en la que explicaba el motivo de la existencia de este filtro y algunos de los criterios de selección.

De acuerdo con la red social, un usuario promedio tiene 1.500 potenciales historias que potencialmente pueden desplegarse en su feed cada vez que ingresa. El algoritmo prioriza 300 publicaciones basándose en la interacción por la positiva o negativa con un amigo, página o tipo de contenido.

 

Proceso de aprendizaje


En la mencionada entrada de blog, Facebook explica: “El algoritmo del flujo de noticias responde a señales que das”, y cita cuatro ejemplos. El primero es qué tan a menudo interactuás con aquel amigo, página o figura pública que publicó algo en Facebook.

El segundo es la cantidad de “Me gusta” que recibió una publicación, así como las veces en que fue compartido y comentado en el mundo en general y por tus amigos en particular. También influye qué tan a menudo interactuaste con ese tipo de contenidos en el pasado y si tú u otra persona a lo largo de la red social han reportado o escondido el post.

 

Editar el feed a mano


De todos modos, puede suceder que la inteligencia artificial del algoritmo no sea tan inteligente y estés viendo demasiados bebés en el feed de noticias. En ese caso, podés modificar las preferencias de forma manual y tomar el control de los contenidos que ves.

Una de las formas de enseñarle tus preferencias al algoritmo es ir a la flecha que se ve en el ángulo superior derecho en cada publicación y seleccionar “No quiero ver esto”. Incluso después podés explicarle a Facebook por qué no lo querés más en tu feed.

En el menú de la izquierda, donde dice “Noticias”, es posible elegir “Más recientes” (en lugar de la opción por defecto “Historias destacadas”) para ver las publicaciones en el tradicional método cronológico.

Para dejar de ver a alguien en particular sin llegar a la medida drástica de borrarlo de tu lista de amigos, hay que posicionar el cursor sobre su nombre o buscarlo y quitarle el tic a “Siguiendo”. De la misma forma, también podés hacer una escala de prioridades eligiendo quiénes son “mejores amigos”, “conocidos” u otro tipo de vínculo inventado por uno. El método también funciona con las páginas (marcas, medios, etcétera) y sus notificaciones.

 

No tan simple


Tras saber que el algoritmo de Facebook usa inteligencia artificial para dar orden a una cantidad inmanejable de contenidos y que incluso es posible enseñar preferencias a ese algoritmo, uno podría tener la impresión de que lo que se ve en el feed es lo que más le importa. Pero no todo es tan sencillo.

Por ejemplo, el año pasado varias páginas de Facebook reclamaron que la cantidad de vistas que estaban recibiendo había caído. En concreto, denunciaban que de forma deliberada la red social mostraba menos veces los contenidos en los flujos de noticias de sus fanáticos para obligarlos a pagar por publicidad.

Por otra parte, es importante tener presente que los algoritmos no son objetivos. Son construcciones matemáticas creadas por seres humanos con ciertos fines estratégicos, por lo que toda la inteligencia del algoritmo igual podría no estar alineada con lo que querés ver al abrir Facebook.

Comentarios