Cómo evitar los mareos que provoca la realidad virtual

Limitar el campo visual reduce el malestar que provoca la inmersión

El uso de un visor de realidad virtual provoca mareos y vómitos en ciertas personas; se llama "motion sickness". Para reducir los efectos que la convierten en una experiencia negativa, investigadores de la Universidad de Columbia desarrollaron una técnica que limita el campo de visión de los jugadores de forma gradual, forzándoles a centrar la mirada en puntos cada vez más lejanos. De esta forma, se aliviaría el problema.

Los mareos a causa del movimiento (aunque se esté sentado) se producen cuando el cuerpo recibe mensajes contradictorios sobre el movimiento.

La solución es sencilla: cuando la actividad virtual requiere de que el usuario corra o salte, un software especial reduce el campo de visión para que vea menos detalles periféricos. El cerebro es forzado a centrarse en puntos cada vez más lejanos, pero de una forma tan lenta que apenas se da cuenta de la manipulación.

De las 30 personas que participaron en el experimento, todas ellas declararon una mejora de la experiencia con este método, informó MIT Technology Review.

"2016 es el año de la realidad virtual y se estima que más de 200 millones de visores se venderán en 2020", dijo Steven Feiner, uno de los investigadores de Columbia. Y agregó: "Pero la sensación de mareo constituye un obstáculo para muchos usuarios".

Los investigadores expresaron que este método puede ser aplicado fácilmente a las pantallas de los visores Oculus Rift, HTC Vive, PlayStation VR y Google Cardboard.

"La realidad virtual tiene el potencial de cambiar profundamente nuestra forma de interactuar con las personas, las máquinas y la información. Es muy importante que la experiencia sea cómoda y atractiva y creemos que hemos encontrado un camino", señaló Feiner.