Cómo es cumplir años en la Estación Espacial Internacional

El astronauta Barry Wilmore festejó su 52° aniversario en gravedad cero


El comandante de la 42º misión de la Estación Espacial Internacional (EEI), Barry “Butch” Wilmore, cumplió 52 años en gravedad cero este lunes. Y estar lejos de la Tierra no es excusa para no celebrar fiestas terrenales. De hecho, él y su equipo de astronautas habían preparado semanas antes decoraciones navideñas para colocar por toda la nave para pasar las fiestas a puro color.

Según el periódico estadounidense The Washington Post, Butch tuvo un lunes típico orbitando la Tierra, entre experimentos y tiempo libre.

Para celebrar el aniversario, la torre de control de la NASA saludó a Wilmore a través de una videollamada, en la que todos sus compañeros de la Tierra se juntaron. Con una decoración de globos cumpleañeros, los técnicos compartieron una torta que la esposa del astronauta les envió.

“De parte de todo el equipo de control de vuelo, queremos desearte un gran cumpleaños y también agradecer a tu esposa por esta hermosa torta. Queríamos compartirla contigo, pero parece que no podremos”, dijo uno de los miembros de la torre de control entre risas. Luego de que el astronauta les agradeciera, el equipo le cantó el “feliz cumpleaños”.

“Eso fue fantástico”, respondió Wilmore luego de escuchar el coro. “¡Deberían considerar irse de gira!”, agregó.

El cumpleañero no pudo comer ni una porción de su propia torta. El problema no es tanto el delivery, sino que en la EEI no se puede consumir ningún tipo de alimentos de este estilo, debido a que las migajas podrían flotar por el establecimiento, quedar atrapadas en algún equipamiento importante y bloquear su funcionamiento.

Ciencia en el espacio


Wilmore trabaja en distintos proyectos en la EEI. Junto a su equipo, estudió el efecto que tienen los viajes espaciales en los ojos de los astronautas. En este momento se encuentran trabajando en experimentos de microgravedad y mantenimiento operacional de la nave.

Otro de los experimentos que realizó desde su llegada a la EEI el 10 de noviembre consistió en una especie de computadora que se adjunta al cuerpo. Esta emite las mismas señales de vibración que un joystick al generarse alguna acción en la pantalla. El objetivo es determinar si esta vibración genera el mismo efecto en las personas que se encuentran en gravedad cero que en las personas utilizando este sistema en la Tierra. De ser así, esto puede ayudar a los astronautas a pilotear mejor las naves y equipamientos adjuntos.

Comentarios