¿Cómo detectar el Alzheimer o el Parkinson?

Científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts aseguran que dibujar un reloj con un lápiz digital es más efectivo que los métodos tradicionales

El lápiz digital dejaría de ser uno los grandes olvidados en el mundo de la tecnología. Los científicos del Computer Science and Artificial Intelligence Laboratory (CSAIL) del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) le encontraron una útil y esperanzadora función: ayudar en la detección temprana de enfermedades como el Parkinson o el Alzheimer.

No se trata de los punteros que facilitan la entrada de datos o el manejo de las pantallas táctiles sino del modelo que digitaliza de manera instantánea todo lo que se escribe con él. Este lápiz en combinación con un software adecuado permite un diagnóstico más efectivo que el que se obtiene a partir de los métodos tradicionales, según los científicos del MIT.

Una detección temprana y más eficiente

Uno de los métodos utilizados para la detección del Parkinson o el Alzheimer es el Clock Drawing Test (CDT). Esta prueba implica que la persona dibuje un reloj con una hora precisa y luego el médico analiza el resultado final de ese dibujo.

Sin embargo, los científicos del MIT aseguran que si el test se realiza con el lápiz digital y un software adecuado, los resultados son más efectivos. Es que la herramienta tiene en cuenta todo el trazo, desde que la persona empieza a dibujar hasta que finaliza y esto permite un análisis más preciso de cualquier elemento o detalle.

La clave del método

anoto live.JPG

El lápiz utilizado es un Anoto Live, que registra la posición de su punta hasta 80 veces por segundo. Esto quiere decir que el software desarrollado analiza una gran cantidad de información imposible de obtener por parte del ser humano.

Ahí está parte de la clave de que este método sea más efectivo que los tradicionales para la detección de las enfermedades, ya que no depende de la subjetividad del médico ni de su capacidad para revisar decenas de test.

El entrenamiento para conseguir algoritmos efectivos se realizó con la ayuda de más de 2.500 test realizados y documentados durante nueve años, según contó Cynthia Rudin, una de las responsables del trabajo.