Cómo contar historias con toques, imaginación y voz propia

Adobe Voice, una app para Ipad, permite crear presentaciones estéticamente superiores sin conocimientos de diseño o programación


Los tiempos de la cartulina para graficar el ciclo de la vida o el estado de los elementos ya constituyen recuerdos cálidos de la infancia –y no tanto, porque se sigue usando–, pero la invasión de las PC y dispositivos móviles ha cambiado radicalmente la forma en que presentamos cualquier tema. Desde una tarea escolar hasta las características del último producto de avanzada que una startup intenta vender a empresarios para que inviertan en él, ahora se exige un nivel de prolijidad e innovación que incide en el resultado final de lo que se quiere comunicar.

Ante esta necesidad surgió Adobe Voice, el “experimento” de una megaempresa desarrolladora de software que tiene en su haber éxitos tales como el Photoshop o el Premiere. Esta vez, apartándose de su estrategia de cobrar sus programas, Adobe desarrolló una app que por ahora solo funciona en iPad y que permite hacer una presentación con solo algunos requisitos previos: tener un plan de qué y cómo se quiere contar algo, decidir si lo que se quiere relatar necesita una voz que explique más allá de lo que se ve en cada diapositiva y elegir una estética entre las plantillas prehechas.

El resultado final es una presentación que se asemeja a un video, pero que está construida a partir de textos, fotografías e íconos; en resumen, un híbrido entre video y presentación a lo PowerPoint, con más dinamismo y una estética a prueba de balas para los que no saben nada de diseño.

Manos a la obra


Luego de descargar la app en el iPad, el primer paso es elegir un título para la historia. Enseguida permite optar entre diferentes estructuras, pero el usuario también puede hacer la suya sin ninguna guía.
Los siguientes pasos se entienden casi instintivamente:

1. Elegir entre más de 30 temas de estéticas bien diferentes, que son como la columna vertebral del diseño de la presentación. Debe presionarse en Themes (arriba) y lo mejor es probar cuál funciona mejor según lo que se desee contar. Si se va a describir la receta de una torta, tal vez sirva Candy (de un rosa brillante y letras en blanco), pero difícilmente se adecue a un tema más serio.

2. Una vez elegido el tema hay que decidirse por un layout (la opción también está arriba), que es el tipo de diapositiva que se va a usar. Es posible optar entre uno que incluya una gran imagen y otros que combinen imágenes, íconos y textos de diversas formas. Para que el resultado final sea dinámico y no aburra; lo mejor es alternar entre estas opciones.

3. Luego hay que rellenar las diapositivas con el material elegido. Si es una foto y un texto lo que se quiere destacar, basta con escribirlo y elegir la foto. Aquí es donde Adobe Voice da una gran mano y ayuda a ahorrar tiempo. No solo se puede elegir entre fotografías subidas al carrete del iPad, sino también las almacenadas por el propio usuario en su cuenta de Dropbox o Facebook o, lo que resulta aun más fácil, entre las miles que ofrece la app y que pueden usarse libres de derechos. Además, Adobe Voice incluye una extensa base de signos de uso libre.

4. La lógica básica de esta app indica que lo ideal –al menos para esta usuaria– es construir cada una de las diapositivas de acuerdo a lo que se quiere decir y luego decidir qué audio se le quiere grabar a cada una.
Para incluir nuestra voz es recomendable estar en un ambiente silencioso; la voz se graba en cada diapositiva y para eso hay que mantener presionado el botón de Record. Lo que tarde esa grabación determinará el tiempo que dure la diapositiva.

5. Una vez terminado y revisado el proyecto, es hora de exportarlo para poder compartirlo, ya sea de forma pública o privada. Para ello hay que presionar en el botón de compartir que se encuentra arriba a la derecha. Se puede subir directamente a Facebook o en Twitter. Una tercera opción es compartirlo vía email. Luego puede tomarse el código de incrustación para insertarlo en un blog o sitio web.

Lo bueno y lo malo


La app tiene infinitas ventajas y muchas posibilidades de personalización, algo que no siempre es fácil de encontrar en herramienta similares y más si son gratuitas. Pero también hay algunas limitaciones. La principal es que no permite descargar el video, algo que sería útil para utilizarlo en lugares sin conexión o con mala conexión a internet. Lo que definitivamente debería incorporar con urgencia es la posibilidad de incluir videos en las diapositivas.

Más allá de estas “exquisiteces”, Adobe Voice es una maravilla del desarrollo condensada en una app sencilla de usar. Desde un escolar avanzado hasta un empresario podrán sacarle provecho para sustituir la cartelera o el viejo pizarrón a la hora de presentar sus ideas.

Comentarios