Cómo aprovechar las nuevas tabletas del Plan Ceibal

La generación touch se agudiza en Uruguay con la distribución de 50.000 dispositivos móviles cuya interfaz, desarrollada por la empresa nacional Kidbox, incluye dos modos de uso, para niños y padres, con el objetivo de mantener la seguridad


 

Tras un plan piloto que distribuyó 10 mil tabletas durante 2013, este año, el Plan Ceibal comenzó a entregar otras 50 mil distintas. Se trata de dispositivos móviles que incluyen un sistema de control parental creado por Kidbox, la empresa uruguaya reconocida por el desarrollo de una aplicación para niños de entre 2 y 8 años que los “resguarda” de contenidos en internet no aptos para su edad, al tiempo que permite a los padres definir y controlar qué pueden ver sus hijos en el navegar.

Las nuevas tabletas Ceibal funcionan con sistema Android y, a diferencia de la primera partida que recibieron algunos niños en 2013, estas fueron compradas a la empresa JP Couto y no al programa One Laptop Per Child (OLPC). Es por eso que el Plan Ceibal debió desarrollar una nueva interfaz que le permitiera al niño navegar por contenidos y aplicaciones disponibles en la tableta con seguridad, sin perder dinamismo y actualización.

De sueños a mundos


En el programa piloto de 2013, las tabletas XO se habían estructurado en torno al concepto de “sueños” (ser astronauta, matemático, músico), pero, debido a que esa plataforma pertenecía a OLPC, para esta nueva marca de dispositivo el Plan Ceibal y Kidbox decidieron seguir por un camino distinto pero similar: “los mundos”.

En el ambiente de los mundos, los niños pueden navegar libremente. Allí el sistema solo les permite acceder a aplicaciones precargadas por Ceibal, seleccionadas por su contenido educativo y pedagógico, o aquellas que sus padres o maestros descargaron y les dieron permiso para usar. El docente posee una contraseña maestra por medio de la cual puede acceder a todas las tabletas de su clase.

En el mundo natural, por ejemplo, hay libros precargados de la biblioteca del Plan Ceibal sobre la vista, olfato, paisajes, vida en la tierra y en el agua, entre otros muchos. También incluye aplicaciones que permiten jugar y aprender acerca de animales o navegar el cielo para conocer las estrellas y planetas.

Por su parte, en el mundo de las lenguas es posible jugar con una aplicación que ayuda a reconocer las letras, o dibujar y escribir en otra con colores brillantes, además de escuchar canciones y cuentos grabados. El resto de los mundos se completa con el matemático, artístico y corporal y social.

Para distintas edades


Las tabletas están dirigidas primordialmente a niños de 6 años, además de preescolares de 4 y 5 años, y a los propios docentes. Cada uno de ellos recibe uno de estos dispositivos de siete pulgadas. El programa prevé que los estudiantes utilicen esta herramienta hasta tercer año de escuela, para luego pasar a utilizar la tradicional ceibalita, es decir la notebook XO de la que ya se han distribuido más de 1 millón de unidades. Los escolares podrán quedarse con las tabletas.

El régimen para su uso difiere según la edad. Mientras que los preescolares dejan las tabletas en la escuela y solo las pueden utilizar allí, los niños que asisten a primer año se las pueden llevar a sus casas. Es en este último caso en el que los padres pueden hacer uso de los beneficios que les acerca una plataforma de control tal como la que Kidbox desarrolló para el Plan Ceibal.

Intuitiva y de uso muy sencillo, la plataforma de Kidbox permite a los padres disfrutar las bondades del control que todavía pueden ejercer en niños pequeños a la hora de acceder a internet y a aplicaciones.
Muy pronto nos dimos cuenta de que dividir los contenidos por mundos, que son áreas de conocimiento, era muy rápidamente decodificado, incluso por los niños más chicos”, explicó Mariana Montaldo, jefa de Proyectos Especiales de Ceibal

Para ello, existe un modo niño y uno adulto. El primero es el de los mundos antes descrito, en el que el pequeño puede acceder a cada uno de esos ambientes para utilizar las aplicaciones preseleccionadas por Ceibal o permitidas por sus padres o maestros. En este espacio los pequeños también pueden encontrar fichas de trabajo y libros, e ingresar al navegador de internet. Este ya tiene filtros semánticos que intentan impedir que el niño visite sitios en los que se incluyen contenidos no apropiados para su edad.

Claro que no hay filtros infalibles y por eso esta parte del uso de la tableta es la que seguramente deberá ser monitoreada con atención por padres y docentes.

Para acceder al modo adulto o tutor, la persona deberá siempre incluir una contraseña que, demás está decir, no debe ser compartida con el niño.

En este modo, el padre o responsable del niño tiene acceso abierto a todas las funcionalidades de una tableta Android disponible en el mercado, es decir, puede descargar las apps que desee desde la tienda del Plan Ceibal. En el futuro cercano, explicó Mariana Montaldo, jefa de Proyectos Especiales de Ceibal, estará disponible la propia tienda de Google, Google Play, que hoy cuenta con casi un 1,5 millones de aplicaciones.

El adulto puede descargar aplicaciones para sí mismo así como para el niño, dándole los permisos correspondientes. No obstante, debe tener en cuenta que algunas no son gratuitas y para bajarlas deberá disponer de un medio de pago como tarjeta de crédito.

El niño cuenta de base con una serie de aplicaciones elegidas por el Plan Ceibal, entre ellas, 32 generadas por desarrolladores locales e internacionales especialmente para este programa. En breve se realizará un nuevo llamado a apps con contenido uruguayo, que es lo que menos se encuentra en las tiendas virtuales de multinacionales como Google y Apple.

Todas las apps se actualizan automáticamente y a distancia, sin necesidad de que niños o padres hagan nada. Solo deben conectarse a la red wifi del Ceibal y sus mundos se sincronizarán.

 



En caso de no poder ver el interactivo, ingresar aquí.

 


Una pantalla intuitiva para los más pequeños


 

Para decidir qué tipo de interfaz y control parental funcionaría mejor en las nuevas tabletas, el equipo de Plan Ceibal realizó pruebas en una escuela en particular que jugó el papel de focus group.

“Muy pronto nos dimos cuenta de que dividir los contenidos por mundos, que son áreas de conocimiento, era muy rápidamente decodificado, incluso por los niños más chicos”, explicó Mariana Montaldo, jefa de Proyectos Especiales de Ceibal. “Veían la calculadora y ya inferían que en ese mundo podrían jugar con números”, agregó.

El equipo también descubrió en estas pruebas que las tabletas son aceptadas por docentes y comunidad de forma muy rápida. Para que los padres aprendan a utilizar y aprovechar los beneficios del “modo adulto” (desde el que pueden bajar libremente aplicaciones y permitir que sus hijos accedan a las que ellos decidan), el Plan Ceibal reparte un folleto explicativo en el que se dan las pautas más importantes de uso. Además, en las escuelas se comenzaron a dictar talleres introductorios. La curva de aprendizaje, confirmaron los investigadores, es más rápida para las tabletas que para las computadoras.


Acerca del autor

Comentarios