Combatir el cáncer infantil con impresiones 3D

Un cirujano catalán utiliza maquetas en 3D para ensayar las operaciones con más riesgo


Hace años que Lucas Krauel —especialista pediátrico del Hospital Sant Joan de Déu (Barcelona)— quiere acabar con el neuroblastoma: un tipo de tumor muy agresivo que se forma en el tejido nervioso y se desarrolla principalmente en niños.

"Son casos muy difíciles de operar porque el tumor rodea vasos sanguíneos y arterias. Recuerdo cirujanos que han tenido que decir: 'Mira no, esto no se puede hacer, es inoperable'. Pero el pronóstico de los niños depende justamente de eso. Si no podemos quitar el tumor, el porcentaje de supervivencia disminuye", explicó Krauel a El País de España.

Para facilitar el trabajo de los cirujanos, un grupo de ingenieros de la Universidad Politécnica de Cataluña propuso utilizar impresoras 3D para hacer reconstrucciones exactas de los tumores que había que extirpar. De esta forma se puede practicar en las maquetas; un plus ya que al determinar la manera más efectiva de abordar el tumor, se minimiza el tiempo de las operaciones y se evitan posibles complicaciones. "Cuanto mejor te prepares una cirugía, más probabilidad de éxito tienes", explicó.

El equipo de Krauel es pionero en impresión 3D de tumores, y se ha convertido en una referencia en cuanto a la utilización de este método. Ya son cinco niños operados con éxito.

"Cuando se abaraten los costes y requieran menos tiempo, las impresiones en 3D de tumores serán tan generales como las radiografía", sostuvo. Pero por ahora la impresión de cada prototipo cuesta 3 mil euros y analizar cada una de ellas lleva alrededor de una semana. Para llegar al futuro ideal descrito por Krauel, se necesita de un software que haga estos procesos en media hora, y de un material barato (de 300 euros) para imprimir las reconstrucciones.



Populares de la sección