Cóctel alimenticio para atenuar la falta de gravedad

La Agencia Espacial Europea realiza pruebas para contrarrestar efectos en el cuerpo humano
La Agencia Espacial Europea (ESA) y el Centro Espacial francés (CNES) han emprendido un estudio para intentar contrarrestar los efectos de la falta de gravedad en el cuerpo humano con un cóctel alimenticio.

"Es un tipo de estudio que permite preparar vuelos espaciales, ir en mejores condiciones y planificar futuros viajes más largos", explicó a Efe una portavoz del Instituto de Medicina y Fisiología Espaciales (MEDES), Marine Bernat.

El CNES y la MEDES iniciaron el pasado 15 de enero el estudio en Toulouse con diez personas que permanecerán dos meses tumbadas en una cama con una inclinación de seis grados para simular la falta de gravedad.

Los voluntarios, todos ellos hombres e indemnizados con 16.000 euros cada uno, serán controlados por 16 equipos científicos europeos, que se interesan por el impacto de esa posición y de la ingesta varias veces al día de ese cóctel antioxidante y antiinflamatorio, compuesto por extractos naturales polifenólicos.

La mitad de ellos reciben esa mezcla y la otra no, en una prueba que, más allá de los dos meses en cama, comienza con 15 días de pruebas médicas para medir sus parámetros y finaliza con otros 15 de control y recuperación.

Esta primera fase será seguida de otra entre septiembre y noviembre, para la que todavía se buscan voluntarios.

Los actuales tienen entre 20 y 45 años de edad y se encuentran en buenas condiciones de salud, un requisito indispensable para recibir el visto bueno.

Este ensayo, bautizado "Cocktail" y financiado por la ESA, completa otros realizados en el pasado, en los que se sometió a prueba los beneficios de los medicamentos, del ejercicio físico o de someterse a una gravedad artificial mientras se está en el espacio.

La portavoz del MEDES Bernat explicó que los voluntarios deben pasar las 24 horas del día en cama, lo que incluye comer o hacer sus necesidades, y que más allá de la incomodidad de la postura el mayor desafío pasados unos días es mental, para no abandonar.

Los voluntarios se encuentran en habitaciones de dos camas cada una y en cada estudio de este tipo todos deben ser del mismo sexo para que haya homogeneidad a nivel físico y hormonal, añadió la portavoz, según la cual en este primer mes todo se ha desarrollado sin problemas
Fuente: EFE

Populares de la sección