Claves para entender tu privacidad en Gmail

En base a un documento publicado por Google, algunos entienden que la empresa admite leer los correos de sus usuarios, mientras que otros interpretan que el escaneo de los textos no viola ningún derecho
La imagen de Google en cuanto a privacidad pasó de mal a peor. Para defender que la compañía no viola ninguna ley al “escanear” los correos electrónicos de sus usuarios a nivel de servidores, sus abogados dijeron que las personas no tienen expectativas “racionales” de privacidad cuando entregan información de forma voluntaria a terceras partes.

De hecho, la organización de derechos del consumidor Consumer Watchdog afirmó en un comunicado que Google "por fin ha admitido que no respeta la privacidad de sus usuarios”.

Pero las expresiones de los abogados defensores de Google han sido malinterpretadas, dicen varios medios especializados de prestigio, como Tech Crunch y The Verge, que aseguran que, en la práctica, sí es posible esperar un respeto a la privacidad en Gmail. Estas son las claves para entender por qué el escaneo no implica una violación a los derechos a la intimidad.

1. Robots y publicidad

Si uno escribe muchos correos sobre un mismo tema (por ejemplo, vacaciones), verá anuncios relacionados (sobre viajes, en este caso). Es que Google escanea el contenido de los correos para dirigir mejor la publicidad. Sin embargo, asegura que lo hace de forma automática: son robots y no humanos los que “leen” tus mails.

2. Datos compartidos

Desde hace ya un tiempo, Google intenta construir un motor de búsqueda que sepa lo que los usuarios quieren antes de que lo sepan. Para eso necesita ciertos datos, como el lugar donde uno vive y donde ha estado (a través de Maps) y cruzarlos con otros (por ejemplo, qué ha buscado antes). Por eso, el año pasado incorporó un cambio en su política de privacidad, por el cual autoriza a cruzar información entre todos sus servicios.

3. Si el gobierno lo pide...

Con una orden judicial, Google tiene la obligación legal de entregar los correos electrónicos de cierto usuario, sin importar si ese usuario se encuentra en Estados Unidos o no. Se supone que solo sucedería en casos de seguridad nacional (por ejemplo, un presunto terrorista). Sin embargo, luego de que Edward Snowden afirmara que las agencias de inteligencia de Estados Unidos tenían acceso directo a los contenidos de ocho grandes empresas multinacionales, entre ellas Google, y que contaba con la colaboración de distintos gobiernos del mundo, este punto mantiene un velo de oscuridad.

4. Sin alternativa

Para quienes intentan explicar cuáles son las expectativas reales que un usuario puede tener respecto a su privacidad en Gmail, una de las certezas es que no existen demasiadas alternativas a este tipo de proveedores de servicios de correo electrónico completos, prácticos y, que además, sean 100% seguros. Existen otras formas de enviar y recibir mails de forma protegida, por ejemplo, encriptando la información, pero no deja de ser muy complicado para el día a día. Además, en ese caso, emisor y receptor deben usar el mismo servicio para que la medida funcione.

Por lo pronto, lo realista es convencerse de que en Gmail existe un cierto respeto a la privacidad, a menos que el usuario le tema a los robots o a las agencias anti terroristas.

Acerca del autor

Comentarios