Cinco juegos indie para deleitarse

Los juegos independientes se salen del molde y eso es lo que los hace tan atractivos

Don’t Starve

¿Hasta dónde sería capaz de llegar para sobrevivir? Don’t Starve, más que un juego, podría llegar a considerarse un simulador de supervivencia por la cantidad de situaciones extremas y peligrosas a las que expone al jugador.

Firewatch

Un guardaparques comienza su nuevo trabajo en un área salvaje de Wyoming para escapar de una serie de problemas personales. El único contacto que tiene desde entonces es con su jefa a través de walkie talkie y deberá enfrentarse al misterio del exterior de la torre de vigilancia.

Flower

Si busca un juego profundo con una historia complicada detrás, siga de largo en la lista. Flower es sencillo, pero no menos atrapante: como jugador deberá meterse en el sueño de distintas flores de la ciudad y controlar el viento para llevar sus pétalos por variados paisajes.

Never Alone

Una niña Iñupiaq llamada Nuna y su zorro ártico deben atravesar una serie de puzzles. Se puede controlar a ambos personajes: mientras que el zorro es rápido, Nuna puede levantar objetos. La jugabilidad, sumada a la belleza artística del juego, lo hacen un título imprescindible.


Gone Home

Al volver a casa luego de un viaje, se da cuenta de que está vacía. Su familia desapareció, y todo lo que puede hacer es explorar lo que a simple vista parece una casa completamente normal, recorriendo y examinando objetos, para resolver el misterio.