Cierre de Gmail provoca enojo en Irán

En un nuevo intento por reinventar la red, el país bloqueó el correo electrónico de Google y generó molestias entre los usuarios, algunos de ellos legisladores
Las autoridades iraníes que supervisan internet muchas veces defienden su tarea como una lucha contra la "guerra suave" de Occidente para tratar de influir mediante la red, pero parece que su intento por cerrar el popular Gmail de Google, fue demasiado lejos.

Las quejas se acumularon —incluso de parte de legisladores que se quedaron sin correo electrónico— y el domingo obligaron a las autoridades a redoblar su promesa de crear un universo paralelo en línea, con Teherán en el centro.

La fuerte reacción y las promesas no específicas para crear un internet que esté enfocado en Irán y que sea una alternativa a los poderes del Valle del Silicio y otros, pone de relieve las dos batallas que acontecen en la República Islámica con internet.

Ha incitado otra movilización tecnológica que se ajusta a la esmerada imagen que Irán se ha creado como el de un escaparate del mundo musulmán a la ciencia, que incluye colocar satélites en órbita, anunciar avances en investigación de clonación y células madre y enfrentarse a Occidente por su programa nuclear.

Pero también están las duras realidades de tratar de reinventar la red. La población iraní altamente educada y bien enterada de la tecnología probablemente no adopte rápidamente los buscadores de internet nacionales ni los torpes servicios de correo hechos en casa. También están los potenciales efectos colaterales políticos y económicos de tratar de cerrar la llave a sitios conocidos, como Gmail.

"Han surgido algunos problemas por el bloqueo de Gmail", dijo Hussein Garrousi, integrante de la comisión de industria del Parlamento, citado por el diario independiente Aftab-e Yazd. Al parecer lo que quiso decir es que muchos legisladores estaban molestos y perdieron sus correos electrónicos.

Otra consecuencia del video


Teherán impuso la prohibición de Gmail la semana pasada, en respuesta a un video en YouTube —propiedad de Google— que se mofaba del profeta Mahoma y que desató protestas feroces en el mundo islámico.

Casi todos los periódicos cercanos al gobierno se quejaron por la interrupción de los correos electrónicos.

Las autoridades iraníes —tal vez reconociendo los posibles riesgos— decidieron no cerrar Google en un país donde hay 32 millones de usuarios de internet de una población total de 75 millones, según estadísticas oficiales.

El viceministro de comunicaciones iraní Alí Hakim Javadi dijo que las autoridades están evaluando levantar la prohibición a Gmail.

Comentarios