China apuesta a los autos ultraconectados

Se busca seducir a los clientes jóvenes con mapas interactivos, redes sociales y wifi

Aliados a los gigantes de internet, los constructores de automóviles se están poniendo a la vanguardia para seducir a los jóvenes clientes en China, con mapas interactivos, redes sociales y wifi en el habitáculo.

En pleno declive del mercado chino, el más importante del mundo, los alemanes Audi y Mercedes-Benz (grupo Daimler) reunidos en salón del automóvil de Pekín se mostraban contentos con la edad media de sus compradores chinos: entre 36 y 37 años.

Las empresas esperan ahora consolidar sus ventas futuras en el país si consiguen fidelizar a este público exigente, que contrasta con el perfil del comprador medio de Estados Unidos, de 54 años, según IHS Automotive.

Los clientes chinos "están locos por internet, quieren estar a la última en conectividad, así que hay que ofrecerles las mejores tecnologías", explicó Hubertus Troska, responsable de Daimler para China.

Esto explicaría el éxito de los automóviles con pantallas táctiles y conexión integrada a redes 4G.

Los chinos quieren "un servicio de mapas actualizado, con puntos de interés, como restaurantes o tiendas, en los alrededores", confirmó a la AFP Céline Le Cotonnec, responsable de los servicios de conectividad para el francés PSA Peugeot Citroën en China.

"Son particularmente sensibles a la mensajería por redes sociales y a los juegos", agregó. Una buena manera de afrontar los atascos crónicos de las ciudades del país.

Las tecnologías de conectividad automóvil podrían representar, de aquí a 2021, un mercado mundial de unos 123.000 millones de euros, según la consultora PwC.

China, que cuenta con unos 600 millones de usuarios de teléfonos inteligentes, será un punto de venta clave: según un estudio de McKinsey de 2015, el 60% de los encuestados chinos aseguraban estar dispuestos a cambiar de vehículo para poder tener acceso a sus aplicaciones y contenidos digitales, frente al 20% de los alemanes.

Baidu contra Google

Pero, si bien los sistemas de los estadounidenses Apple (CarPlay) y Google (Android Auto) están ganando presencia en todo el mundo, China obliga "a realizar ciertas adaptaciones", subraya Troska.

De hecho, "las firmas tecnológicas extranjeras padecen restricciones gubernamentales" -principalmente Google, cuyos servicios están prohibidos en China-, "lo que deja la vía libre" a los gigantes del internet local Baidu, Alibaba y Tencent, observó Celina Li, analista de IHS Automotive.

Audi empezará a incorporar este año en ciertos modelos vendidos en China el sistema operativo "Baidu Carlife", elaborado por la compañía china, rival de Google, que permitirá llamar, escuchar música en línea y acceder al servicio Baidu Maps, dominante en China.

Volkswagen, Hyundai y General Motors ya anunciaron haber adoptado Baidu CarLife. PSA podría imitarles.

Además, el gigante chino del comercio electrónico Alibaba, que compró en 2014 por 1.500 millones de dólares al programa de mapas interactivos AutoNavi, colabora con SAIC, primera empresa automotriz del país.


Problemas de ciberseguridad

Por su parte, Audi desveló el domingo que estaba cooperando con Tencent, operador de mensajería telefónica WeChat, de la que son adictos millones de chinos.

"Será posible enviar automáticamente la localización a los amigos desde el volante y otras interacciones en el futuro", declaró Intakhab Khan, director del departamento de electrónica de Audi en China.

A su vez, PSA, que ya colabora con Alibaba en un servicio de mapas interactivo e incorpora wifi en algunos modelos, aseguró que todos sus vehículos vendidos en China en 2020 serán vehículos conectados, contra el 20% de su marca alta gama DS actual.

"En conectividad, la competición será ruda (...) Al mismo tiempo, habrá que resolver numerosos problemas de ciberseguridad, es complicado", advirtió Carlos Ghosn, director general de Renault-Nissan.


Fuente: AFP