Chicas armadas

Los personajes femeninos siguen siendo minoría, pero varios videojuegos lanzados en 2016 ha demostrado verdaderos avances
Las mujeres no juegan videojuegos. Esta frase se ha dicho y oído decenas de cientos de veces y es, esencialmente, una mentira. Sin embargo, no puede negarse que el mundo de los videojuegos difícilmente presenta opciones tentadoras cuando la gran mayoría de sus personajes femeninos son meras caricaturas sexuales, livianas de ropa y con fines puramente eróticos. Por cada Lara Croft ha habido un centenar de personajes "florero" sin más función que pasearse por los monitores con pocos pixeles cubriendo sus atributos.

Este tema ha estado presente este año en la nueva camada de videojuegos e incluso ha sido motivo de discusiones. Uno de los principales portavoces del reclamo de un cambio en la industria es Paul Wedgwood, director del pequeño estudio británico Splash Damage –irónicamente, especializado en juegos de explosiones de testosterona al estilo God of War o Doom–, quien cargó las tintas contra algunos juegos –específicamente contra la edición de hace un par de años del Assassin´s Creed que ofrecía varios jugadores posibles como elección, ninguno de ellos una mujer–, insistiendo que "no hay nada de malo en sexuar personajes femeninos o masculinos sí así lo necesita la trama; pero si es un juego de soldados, las mujeres deben verse –y vestirse– como soldados. ¿Quién va a andar desnudo portando una AK47?"

Splash Damage demostró su punto con Dirty Bomb –presentado en la reciente feria E3, el evento internacional más importante en la materia– un clásico first person shooter en el cual sus personajes femeninos, "sin dejar de verse sexies, se ven... como soldados", explicó Wedgwood.

Dirty Bomb no es el único ejemplo, sino que solo es el más visible de varios que han demostrado su sensibilidad con la igualdad de género y que ha actuado en consecuencia. Recore es un nuevo juego para Xbox One en el que el personaje protagonista es Joule Adams, una ágil heroína que junto a un equipo de androides –llamados Mack, Seth y Duncan– exploran un peligroso mundo desconocido. En Horizon: New Dawn, para PlayStation 4, está Aloy, una proto mujer de las cavernas que enfrenta dinosaurios robot con apenas un arco y flechas. El Dishonored 2, de Bethesda, es otro caso de protagonista femenina; y por último, en Mass Effect: Andromeda se puede definir libremente el género del personaje principal. En todos los casos, los personajes van vestidos como corresponde a sus mundos, historias y universos.

Mujeres videojuegos


Argumentos inválidos

La discusión se remonta a aquella similar del huevo y la gallina. Las grandes compañías confiesan que las mujeres no son un nicho importante de mercado y, por tanto, no se toma en cuenta sus posibles intereses. Pero la pregunta obvia es que cuando no hay personajes femeninos interesantes que protagonizan videojuegos, ¿cómo se va a generarse el nicho en cuestión?

No son pocas las empresas que se defienden con el argumento de que la gran mayoría de sus juegos se ambientan en guerras específicas y basadas en hechos reales en las cuales no participaron mujeres. Dicho argumento es menos sustentable incluso –al menos el otro tiene la sinceridad del plano económico– ya que en toda guerra han estado involucradas mujeres, sea como enfermeras o como resistencia ante una invasión; para colmo, esta respuesta no se sostiene ante guerras modernas y ni qué hablar cuando los argumentos de los videojuegos se ponen futuristas.

Más ridícula es aún la explicación de Amandine Coget, directora de DICE, la empresa que desarrolló Battlefield 1 para EA (ambientado en la Primera Guerra Mundial), quien reconoció que los directivos ordenaron sacar todos los personajes femeninos del modo multijugador antes del lanzar el juego porque, a juicio de la empresa, no era creíble la participación de mujeres, que su desarrollo era caro pues hay que hacer diferentes modelos 3D y grabar otras voces y, por último, que los jugadores no aceptan a las mujeres. Curiosamente, DICE es la misma empresa que lanzó Mass Effect: Andromeda como parte de demostrar su sensibilidad ante este problema.

Nintendo reveló también en la E3 el nuevo The Legend of Zelda: Breath of the Wild sin un Link que ofrezca la opción de elegir entre mujer u hombre. "Si tenemos una princesa Zelda que luche como protagonista, ¿qué va a hacer entonces Link?", increparon sus desarrolladores. Atrás quedó la innovación de Nintendo cuando en 1986 dio vida a la que se considera la primera protagonista femenina: Samus Aran, una cazadora de recompensas espacial en Metroid. Por lo visto, queda mucho camino para recorrer.


Populares de la sección

Acerca del autor

Rodolfo Santullo