Carpooling: Subí que te llevo

El uso compartido del automóvil es una opción que crece en todo el mundo a través de diversas aplicaciones móviles. Una plataforma internacional y tres uruguayas buscan pasajeros que venzan sus miedos y se sumen a la forma de hacer dedo en el siglo XXI
Tránsito pesado y entreverado, precio de los combustibles, paro de ómnibus y de taxis y sin lugar para estacionar son solo algunas de las razones por las que trasladarse en las ciudades es cada vez más un rompedero de cabeza. Para contrarrestar esta situación, el sitio Carpooling.com nació hace más de 10 años en Alemania, como un proyecto de tres estudiantes universitarios que querían trasladarse más rápido y más barato. ¿Su idea? Contactar a dos extraños vía internet: un pasajero y un conductor con el mismo destino. Ambos comparten los gastos y un modo de viajar que pretende ser más sustentable y accesible.

A partir de 2010, producto de la crisis europea, decenas de plataformas imitaron la experiencia y hoy, gracias a la difusión de los smartphones, facilitan los traslados de millones de usuarios.

En Uruguay empieza a picar el bichito del carpooling (viajes compartidos) a través de tres plataformas: la brasileña Tripda y las uruguayas Carpoolea (aun en versión beta), Voy a dedo y ShareIT (solo para empleados de Zonamerica). Estas ofrecen solo viajes compartidos, sin que medie un conductor profesional y un pago por el servicio. “Es una suerte de ‘dedo’ virtual”, ilustró Miguel Machado, desarrollador de Carpoolea. La diferencia con la tradicional práctica en carretera es que el usuario obtiene de antemano los datos de su compañero de viaje, la descripción del auto e, incluso, alguna información extra: si fuma, si le gusta conversar o si prefiere el silencio.
Es una suerte de ‘dedo’ virtual”, ilustró Miguel Machado, desarrollador de Carpoolea

En el caso de Tripda, Manuel Soneira, su cofundador, explicó a Cromo que “sus conductores ya hacen el trayecto” que le solicita el pasajero. Y agregó: “No tenemos flota propia ni conductores a los que les pagamos por hacer los viajes. La persona que ofrece un viaje no lo hace para obtener lucro”. La advertencia no es en balde. El paso del carpooling a lo que se denomina ridesharing mantiene ocupadas a varias empresas, en particular a Uber, en los juzgados del mundo entero.

Sacarse el miedo


Tripda requiere el ingreso a través de una cuenta de Facebook para que las partes se conozcan entre sí y, además, convalida el correo electrónico y un teléfono celular para dar de alta a un nuevo usuario. Para minimizar las inseguridades, en particular de las mujeres, tiene un servicio especial para ellas.

Para usar ShareIT, desarrollada por OneTree, los usuarios deben justificar su pertenencia a una empresa de Zonamerica.

En cualquiera de estos sitios, la reputación es fundamental. Luego de haber utilizado el servicio, se califica al otro de modo de generar confianza. “La idea tiene sentido, la resistencia solo es cultural”, apuntó Machado. Y Magdalena Szuszkiewicz, cofundadora de Tripda, recordó: “La gente toma taxi en las calles y no sabe con quién está viajando”.

Este sistema sugiere un costo por el viaje seleccionado basado en kilometraje. El conductor puede elevar o rebajar el precio pero, si se aleja de la propuesta, corre riesgo de que el sistema lo pase de “verde” a “rojo”, que corresponde a fuera de rango. Por ejemplo, se piden $?26 para ir desde el Centro hasta Carrasco, más barato que el boleto diferencial en la comodidad de un auto. O $?179 para ir hasta Punta del Este, 25% más barato que el pasaje en ómnibus. “Si quiere cobrar dos o tres veces más, no lo puede hacer”, apuntó Soneira. El pago siempre es en efectivo.
Si (el conductor) quiere cobrar dos o tres veces más, no lo puede hacer”, apuntó Manuel Soneira, cofundador de Tripda

Tripda está más enfocada en viajes largos, en particular, los internacionales. La empresa quiere consolidar el carpooling entre Buenos Aires, Montevideo y la costa oceánica.

Al ingresar a Carpoolea, el programa define la mejor ruta para el viaje y el tiempo del recorrido según el tráfico esperado. Si el destino del pasajero difiere del destino del conductor –uno va a Atlántida y el otro a La Pedrera, por ejemplo–, recalcula el precio y el tiempo del desvío. Se sugiere una “colaboración” pero Machado advierte que las partes pueden “arreglar más o menos” entre ellas, en tanto el conductor reciba algún “beneficio” por los gastos del vehículo.

La promesa del desarrollador de Carpoolea es que los conductores se ahorran el 50% del costo operativo y el pasajero paga 70% menos en comparación con la tarifa del taxi.

Voy a Dedo, desarrollada por Gonzalo Besil y Rodrigo Coppa, egresados de la Universidad ORT, apuntaron en entrevista con El Observador TV que el precio no puede superar el 60% de lo que cuesta un pasaje en ómnibus.

ShareIT, en cambio, funciona a demanda y en tiempo real, no como un sistema de viajes regulares. Los conductores reciben beneficios a través de “créditos” que pueden canjear por vales de combustible o vales gastronómicos para consumir dentro del parque tecnológico.

Asunto delicado


Cuando el auto se convierte en una especie de taxi y el conductor, sea profesional o no, cobra por un servicio, se complica la cosa. Es el caso de Uber, una aplicación de transporte privado, ha sido prohibida en varios países y sigue sumando adversarios.

A Uber, de origen estadounidense, se la rechaza por competencia desleal con los servicios de taxi, ya que ofrece tarifas más baratas que son acordadas entre conductor y pasajero. La empresa se queda con una comisión.

Tripda, respaldada por la incubadora alemana Rocket Internet, ya funciona en 13 países: desde Uruguay hasta Taiwán. Y, ante el derrotero problemático de Uber, Soneira salió rápido al cruce: “No tenemos problemas con ningún gobierno”. El primer mercado fue Brasil, donde ya tiene más de 50 mil usuarios y más de 20 mil rutas ofrecidas.

Mientras que Tripda no quiere transitar por este camino, Carpoolea no lo descarta para el futuro. “Para monetizar este tipo de servicios hay que ir hacia esta modalidad”, dijo Machado. El desarrollador intentó sumarle publicidad pero la Agencia Nacional de Investigación e Innovación “no lo vio bien” y ahora busca otro apoyo financiero.
Para monetizar este tipo de servicios hay que ir hacia el ridesharing”, dijo Machado.

Si Carpoolea llega a transformarse en el Uber criollo, tendrá resistencias. El director del Departamento de Movilidad Urbana de la Intendencia de Montevideo, Néstor Campal, ya dijo que los viajes compartidos “son una sana idea”, en particular, porque reducen la emisión de gases de efecto invernadero, pero sostuvo que las aplicaciones de ridesharing “quieren enriquecerse sin pagar” impuestos y sin someterse a las regulaciones locales.

 


Cómo funciona el carpooling


 

1- Registro

Pasajeros y conductores deben ingresar a las plataformas y realizar el registro online. Lo pueden hacer con su cuenta de Facebook (en el caso de Tripda), su email personal o una cuenta corporativa.

2- Ruta de viaje

El usuario carga el recorrido que desea compartir: debe publicar puntos de origen y destino, fecha y hora del viaje. Carpoolea calcula la ruta más eficiente.

3- Acuerdo entre partes

Las plataformas buscan coincidencias y muestran todas las opciones disponibles. Se puede elegir al acompañante por las preferencias que ingresó al sistema; por ejemplo, si fuma en el vehículo o si le gusta conversar.

4- Ahorro

Las partes comparten los gastos de combustible y posibles peajes. El pago al conductor siempre es en efectivo. Los sistemas sugieren un determinado pago basado en los kilómetros del recorrido.

5- Evaluaciones

Cualquier aplicación de carpooling se basa en la reputación de sus usuarios. Una vez finalizado el servicio, se debe comentar sobre el resultado para generar confianza entre los futuros pasajeros.

 

Uber prohibido


 

Esta semana para Uber fue una montaña rusa de emociones. Por un lado, una ronda de inversiones valuó a la empresa en más de US$?40.000 millones, seis veces más de lo que valía el año pasado; pero luego llegaron las malas noticias: España, Tailandia, India, Holanda y algunas ciudades de Estados Unidos prohibieron su funcionamiento. Fiscales de Los Ángeles y San Francisco, además, presentaron una demanda en su contra.

El denominador común es el trabajo no registrado, la competencia desleal con los taxis y la protección de sus pasajeros.

Uber es una aplicación móvil que pone en contacto a conductores particulares con usuarios. El pasajero solicita un conductor a través de su teléfono. Las tarifas son, en general, más económicas que las de los taxis. La empresa se lleva el 20% de lo que cobra el conductor.

 

Apps en Uruguay


 

Tripda

Fundada este año, es una plataforma brasileña instalada en América y Asia. Disponible en iOS, Android y en versión web. Gratis. tripda.com.uy

 

Carpoolea

Plataforma nacional aún en versión beta para conectar pasajeros y conductores. Pronto en iOS y Android. Gratis. carpoolea.com

 

ShareIT

Sistema móvil para trabajadores de Zonamerica de desarrollo nacional. Disponible en iOS y Android. Gratis. shareit.com.uy

 

Voy a dedo

Plataforma nacional enfocada a viajes de media y larga distancia. Versión web. Gratis. voyadedo.com


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios