Cárcel para creador de sitio de porno de la venganza

Kevin Bollaert ha sido condenado a 18 años de prisión tras una sentencia sin precedentes y que apunta a controlar una de las peores caras de internet
En una sentencia sin precedentes en Estados Unidos, Kevin Bollaert, administrador de una página con contenido relacionado al porno de la venganza, ha sido condenado a 18 años de cárcel. En el sitio UGotPosted.com, Bollaert publicaba fotografías sexuales explícitas de mujeres y exigía un pago si alguna de las víctimas reclamaba que el contenido fuese dado de baja. Por esto ganó alrededor de US$ 30.000.

El acto de publicar fotografías eróticas o pornográficas tiene distintos orígenes: una fotografía o video sin el consentimiento de la persona (mediante el uso de cámara oculta, por ejemplo), material consensuado pero que es robado (de un dispositivo personal o de una cuenta online) o que se transmite deliberadamente a otro individuo. La tercera opción es la más frecuente; el 80% de los casos que llegaron ante los tribunales estadounidenses respondía a esta categoría; además, siete de cada 10 víctimas son mujeres.

La web de Bollaert, creada en 2012, almacenaba más de 10.000 imágenes de contenido erótico distribuidas sin el permiso de las fotografiadas.

Bollaert operaba también otra página en la que, a cambio de US$ 350, contactaba a las implicadas para retirar las imágenes. Muchas de sus víctimas perdieron el trabajo o relaciones personales al verse expuestas en UGotPosted.com; incluso, una de ellas intentó suicidarse.

“El porno de la venganza destroza vidas (…) Las víctimas, en su mayoría mujeres, narraban cómo esto las había hundido para siempre”, explicó a EFE la legisladora estadounidense Sam Arora.

En el sitio se publicaba el nombre completo, la dirección, la edad y la cuenta de Facebook de las mujeres.

Además de los 18 años de cárcel, tendrá que pagar una multa de US$ 10.000 a las mujeres. En febrero ya había sido condenado por robo de identidad y extorsión en la Corte Superior de San Diego.

UGotPosted.com es un sucesor de IsAnyoneUp?, dado de baja en 2012, que llegó a recibir 30 millones de visitas por mes. En los primeros tres meses de funcionamiento, los usuarios subieron 10.000 fotografías con la intención de humillar a sus víctimas. Su creador, Hunter Moore, pagaba más de US$ 200 por semana a un hacker para vulnerar cuentas de correo electrónico y perfiles de redes sociales para robar fotos de desnudos, principalmente femeninos; mientras que cientos de hombres usaban la página para destruir a sus ex. Moore explotó la crueldad de la que es capaz el ser humano y llegó a facturar US$ 13.000 al mes.

Twitter, Facebook, Reddit, entre otros sitios, recientemente modificaron sus condiciones de uso para convertir al porno de la venganza en una práctica intolerable. No obstante, dado que el fenómeno se alimenta de la bajeza humana, los intentos podrían ser inútiles.

Según datos de la organización End Revenge Porn, uno de cada 10 amantes ha amenazado alguna vez a su pareja con exponer material comprometido y el 60% de ellos ha cumplido esas amenazas. El 90% de las víctimas son mujeres, el 93% han sufrido un “significativo daño emocional” y el 49% ha sido acosado por algunas de las personas que recibieron el material.

 


Leyes


 

El Parlamento japonés dictó una norma específica contra el porno de la venganza a fines de 2014. En el primer mes desde la entrada en vigor de la ley, la Policía registró 110 sitios. La mayoría de las víctimas tenía menos de 30 años, y en más de la mitad de los casos, la distribución de fotografías o videos de desnudos o con carácter sexual fue obra de parejas o exparejas de los afectados, informó EFE.

La ley impone penas de prisión de hasta tres años y multas de hasta 500.000 yenes (US$ 4.268) para aquellos que distribuyan estos contenidos. También castiga con hasta un año de prisión y sanciones de hasta 300.000 yenes (US$ 2.557) a aquel que facilite material a un tercero.

España, por ejemplo, también penaliza la práctica. El artículo 197.7 del Código Penal especifica que las penas de cárcel serán de hasta siete años para casos en los que sea el cónyuge o la pareja sentimental quien difunda las fotos sin permiso y haya fines lucrativos.

En Estados Unidos, mientras tanto, el porno de la venganza es delito en California y Nueva Jersey. Los estados de Nueva York, Illinois y Florida también tienen normas para atajarlo.


Acerca del autor

Comentarios