Caminar con el teléfono

Hablar o escribir mensajes de texto no solo altera la postura del cuerpo sin el equilibrio, confirma uno de los primeros estudios sobre esta práctica cada vez más común
Basta con observar a las personas que caminan a nuestro lado o hacer un poco de autocrítica para darnos cuenta de que usar el celular mientras se camina afecta nuestro andar.

Pero aunque tal vez no se necesita un estudio para dar cuenta de ello, investigadores de la Universidad australiana de Queensland llevaron a cabo un experimento para confirmarlo, y estudiar  más a fondo las consecuencias de esta práctica cotidiana.

El artículo, publicado esta semana en Public Library of Science, se centra en el intercambio de mensajes de texto, una forma de comunicación cada vez más popular, pero que pocos estudios abordan desde sobre el impacto que ello tiene en la vida de las personas.

En este caso, los científicos de Queensland observaron los movimientos corporales de 26 personas sanas mientras caminaban y usaban su teléfono móvil.

Cada una de las personas caminó a un ritmo cómodo en línea recta por una distancia de aproximadamente ocho metros y medio mientras hacía una de estas tres tareas: caminar sin el uso del teléfono, caminar leyendo un texto en el móvil, o caminar escribiendo en él. Los investigadores evaluaron los movimientos corporales usando un sistema de análisis tridimensional. El envío de texto y, en menor medida, la lectura de texto modificaron los movimientos del cuerpo al caminar.

En comparación con la caminata normal, cuando los participantes estaban escribiendo textos caminaban más lentamente, se desviaron más de la línea recta y movieron el cuello menos que cuando leían un texto.

Aunque los brazos y la cabeza se movieron en coordinación con el pecho para reducir el movimiento relativo del teléfono móvil facilitando la lectura y escritura del texto, el movimiento de la cabeza aumentó, lo cual puede afectar negativamente el equilibrio.

Los investigadores señalaron en el artículo que la escritura o lectura de textos en un teléfono móvil puede agregar peligros para la seguridad de los peatones que caminan en una vereda o cruzan la calle.

Acerca del autor

Comentarios