Brasil irá al espacio para que no lo espíen

Tras el escándalo de espionaje de Estados Unidos, el país vecino hizo una inversión millonaria para lanzar un satélite que ayude a garantizar la seguridad de sus comunicaciones estratégicas
La compañía de telefonía estatal brasileña Telebras firmó este jueves un contrato de US$ 560 millones para la fabricación de un satélite que garantice comunicaciones seguras, luego del escándalo que desató el espionaje por parte de Estados Unidos.

Un comunicado detalló que un acuerdo de asociación entre Telebras y Embraer posibilitará la fabricación de un satélite geoestacionario para comunicaciones estratégicas hacia 2016. Por su parte, Embraer señaló que el satélite reforzaría la "soberanía (de Brasil) para las comunicaciones estratégicas, tanto en el área militar como civil".

Brasilia manifestó su indignación luego de revelarse un supuesto espionaje de telecomunicaciones por parte de Estados Unidos, que comprendía la vigilancia de llamadas telefónicas y correos electrónicos de millones de brasileños así como de la presidenta, Dilma Rousseff.

Estas filtraciones, que dio a conocer el exanalista de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA) Edward Snowden, llevó a la mandataria brasileña a pronunciar un discurso contra estas prácticas ante la Asamblea General de la ONU en setiembre y a aplazar una visita de Estado a Washington.

Visiona Tecnología Espacial, una asociación entre Embraer y Telebras, será la encargada de poner en práctica el Satélite Geoestacionario de Defensa y Comunicaciones estratégicas (SGDC), informó Embraer.

"El SGDC no solo satisfará las necesidades del Programa Nacional de Banda Ancha de Telebras (PNBL) y las comunicaciones estratégicas de las Fuerzas Armadas brasileñas, sino que también será una oportunidad para reforzar la soberanía de sus comunicaciones estratégicas tanto en el área civil como militar", dijo el presidente de Telebras Caio Bonilha. El satélite sería operado por Telebras para su uso civil y por el ministerio de Defensa para fines militares.

A su vez, la firma franco-italiana Thales Alenia Space (TAS) suministrará el satélite mientras que la compañía europea Arianespace será la encargada de ponerlo en órbita. Los fabricantes transferirán la tecnología a las compañías brasileñas, en un proceso que será supervisado por la Agencia Nacional Brasileña Espacial, comunicó Embraer.

Además, la firma hizo énfasis en que el SGDC otorgará plena seguridad a las comunicaciones estratégicas del gobierno y militares, dado que "será controlado en Brasil en puestos ubicados en áreas militares, bajo la coordinación de Telebras y del ministerio de Defensa".

"Los satélites que actualmente proveen los servicios a Brasil son controlados por puestos ubicados fuera del país o por compañías que se rigen con capitales extranjeros", señaló Embraer. "En cualquiera de estos casos hay riesgos de interrupción de servicios, en caso de conflictos internacionales o a raíz de intereses económicos de otros", observó.

Por su parte, la estatal Embratel lanzó el primer satélite de comunicaciones latinoamericano en 1985.

Acerca del autor

Comentarios