Borre todas las cuentas que no usa más, ya mismo

Una brecha de información de usuarios de MySpace demuestra que los datos viejos todavía tienen valor
A pesar de haber perdido fama con los años, MySpace -ese viejo precursor de Facebook- todavía tiene detalles de un número de usuarios que supera el de la población de Estados Unidos. Y ahora una gran cantidad de esas credenciales de cuentas se ha filtrado en internet, en un humilde recordatorio de que el usuario que creó durante su adolescencia todavía vale algo para compañías y criminales.

Tanto como 360 millones de cuentas de MySpace se pusieron a la venta el viernes en una volcada de 33 gigas en internet, de acuerdo con algunos reportes que fueron confirmados el lunes por la empresa madre de MySpace, Time Inc. La filtración incluye contraseñas, direcciones de mail y nombres de usuarios que fueron tomados de MySpace en un hackeo que data de junio de 2013, antes de que MySpace hiciera un rediseño del sitio que cerró algunas brechas de seguridad.

En un posteo de blog, MySpace dijo que desactivó las contraseñas afectadas para que nadie pudiera usar las credenciales filtradas para obtener acceso desautorizado a las cuentas.

Todavía no está claro cuántas cuentas de MySpace estaban todavía "activas", en el sentido de que pertenezcan a personas que continúen utilizando el servicio hoy en día. Pero las chances al menos son de que algunas de estas cuentas no hayan sido tocadas por años. La razón por la cual lo hace vulnerable es la misma por la que los expertos dicen que no debería usar el mismo usuario y contraseña para los distintos servicios online, se hace muy fácil probar las cuentas robadas de un servicio en muchos otros, lo cual podría brindar acceso al portafolios completo de su vida digital.

A la luz de estos eventos, parece que hay una razón importante para borarr sus cuentas viejas inutilizadas, o al menos crear una dirección de mail descartable para asociar con los servicios que no usa para que estén aisladas de la dirección que usa para cosas más importantes. No solo bajaría potencialmente la cantidad de cuentas que debe recordar (aunque un gestor de contraseñas puede hacer el trabajo), sino que también lo ayuda a limitar su exposición a los hackers. Al cambiar las credenciales de sus cuentas viejas y al desasociarlas de su "yo" del presente, ayuda a asegurarse a que ninguna de sus identidades digitales estén en riesgo.

Los datos personales de la brecha de MySpace se vendía a unos miles de dólares, lo cual indica que incluso información "vencida" todavía lleva consigo un valor significativo. Pero el hecho de que sus datos viejos sean utilizados con fines de marketing, fraude u otros propósitos nefastos todavía está, en parte, en su control.

Fuente: Brian Fung - The Washington Post