Bestias playeras toman la Universidad

Tres obras de Theo Jansen se exhiben desde este lunes en la Facultad de Ingeniería, hasta el 28 de diciembre


El escultor holandés Theo Jansen suele recibir el epíteto de “mago de la mecánica” o “padre de bestias artificiales”, y es que sus enormes creaciones construidas con diversos materiales plásticos son capaces de caminar solas, utilizando la fuerza del viento.

Su método incluye arduos trabajos de ingeniería, con “esqueletos” hechos de tubos de plástico y articulaciones que permiten que los animales se muevan, ya sea con patas que los hacen andar o con alas que se sacuden como si se tratara de un ave en pleno vuelo.
(El proceso creativo) surgió después de haber estado enredando con tubos de plástico durante mucho tiempo. Fueron los propios animales de playa los que me dejaron construirlos. Y los tubos de plástico me enseñaron cómo”, explicó en el texto curatorial de esta muestra

Muchas de ellas pueden apreciarse en plena acción a través de la red social You Tube, como Rhinoceros Transport, el Geneticus Ondula o el Currens Ventosa. Pero desde este lunes los montevideanos también pueden apreciar a tres de ellas más de cerca, en una muestra con entrada libre que se extenderá hasta fines de diciembre en el edificio central de la Facultad de Ingeniería (Julio Herrera y Reissig 565).

Proceso creativo


Desde su laboratorio de Ypenburg, en Holanda, Jansen estudia la historia de la evolución biológica para dotar a sus nuevas generaciones de criaturas de capacidades cada vez mayores. Su sueño es que algún día aprendan a evolucionar sin su intervención y continúen sus vidas como cualquier otro organismo, sometidas a los ciclos de la naturaleza.

Cada una de sus esculturas se inicia a partir de programas de simulación. Sus creaciones virtuales compiten entre sí por ser el más veloz, en sintonía con las leyes de la selección natural. Luego de estudiar a las criaturas vencedoras, el artista cinético las reconstruye en forma tridimensional con tubos flexibles, hilos de nailon y cinta adhesiva.
Jansen hace competir a sus creaciones virtuales antes de reconstruirlas en tres dimensiones

El proceso creativo de los denominados Strandbeest (animales de playa), fue accidental, según relató en más de una oportunidad. “Surgió después de haber estado enredando con tubos de plástico durante mucho tiempo. Fueron los propios animales de playa los que me dejaron construirlos. Y los tubos de plástico me enseñaron cómo”, explicó en el texto curatorial de esta muestra.

Desde su punto de vista, las barreras entre el arte y la ingeniería existen solo en nuestra mente. La muestra compuesta solo por tres de sus creaciones playeras, que arribó a Uruguay, de la mano de la Fundación Julio Ricaldoni y la Facultad de Ingeniería de la Udelar, podrá visitarse de lunes a viernes entre las 8 y las 20 horas.

Acerca del autor

Comentarios