Ballenas: espectáculo de la vida y advertencia de un futuro peor

Los cetáceos se hacen notar en las costas con buenas y malas noticias en la semana en que se celebra el segundo aniversario del santuario que las protege de la agresión humana en Uruguay
Esta fue la semana de las ballenas. Tanto por buenas como por malas noticias, los cetáceos acapararon miradas a poco de celebrarse el segundo aniversario del Santuario de Ballenas y Delfines, una zona protegida de Uruguay que abarca 176.328 kilómetros cuadrados. La cría de ballena franca de color blanco que nadó en estos días en las costas de Punta del Este y la aparición de un ejemplar muerto en la playa La Olla dan cuenta de la presencia de estos animales que, en plena temporada, visitan las costas nacionales para reproducirse.

A su vez, este miércoles apareció la primera ballena franca muerta de la temporada. Se trata de un ejemplar joven, que no mostró lesiones externas como cortes, los cuales suelen aparecer por la colisión con grandes embarcaciones. "La población se viene recuperando y esto puede ser parte de esa regulación que la naturaleza tiene por si misma", explicó a El Observador Rodrigo García, director y fundador de la Organización para la Conservación de Cetáceos (OCC).

La posible causa de muerte puede ser la contaminación tanto acústica como química. No obstante, veterinarios autorizados por la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos intentaron tomar muestras para determinar las causas, pero el avanzado estado de descomposición del cetáceo imposibilitó la tarea.
Ballena franca muerta en Punta del Este

Visita celebrada

Aunque es normal que entre julio y octubre el país reciba como visitantes a de más de 26 especies de cetáceos, los ejemplares de franca austral con piel blanca son raros. Menos del 10% de las ballenas francas que nacen en el hemisferio son blancas, explicó García, aunque aclaró que ya se han visto otros con estas características.

La piel semialbina de estos animales luego se va oscureciendo hasta llegar a su color oscuro característico. Por eso, los expertos creen que este joven ejemplar pudo haber nacido en aguas uruguayas.

Las imágenes de esta cría llegaron a las redes sociales, un recurso interesante para los aficionados del avistamiento o quienes busque dar un paso más y deseen embarcarse en busca de estos animales. Por ejemplo, en el grupo Red de Avistaje de Ballena Franca y Delfines los usuarios comparten fotos y se alertan cuando los magníficos mamíferos hacen sus apariciones. Es que el interés de la ciudadanía es un pilar para su protección, explicó García.

Ballena franca blanca

Protegidas y amenazadas

Gracias a la ley 19.128 de 2013, que prohíbe toda actividad que pueda matar o agredir a cualquier especie de cetáceos que pase o habite aguas uruguayas, se ha permitido la colaboración de la ciudadanía en la fiscalización. Cuando desde las playas se ve que cerca de las ballenas hay embarcaciones, quienes están al tanto de la regulación suelen llamar a prefectura para evitar accidentes, explicó García.

"Si la ciudadanía no participara, sería difícil que logremos mantener las áreas protegidas", sostuvo. "Este es uno de los mayores éxitos en el sentido de la fiscalización".

Los dos años de la zona protegida sirven para resaltar los desafíos y otros peligros a los que se expone la fauna marina en Uruguay. La creciente circulación de buques de gran tamaño preocupa en todo el mundo ya que, al cruzarse con las rutas de cetáceos, pueden causarles la muerte. "Hablo de cráneos partidos a la mitad, cortados como si fuera con una sierra eléctrica, las caudales totalmente cortadas y heridas sobre el cuerpo", expresó García. Desde 2006, OCC encontró que nueve ballenas fueron víctimas de la colisión con embarcaciones. La última fue hace dos temporadas. A su vez, hubo otras muertes en las que no se pudo comprobar la causa de muerte.

La ballena franca es una especie que está particularmente expuesta a este peligro ya que suele pasar mucho tiempo en la superficie apareándose o alimentando a sus crías. Durante ese tiempo, se muestra menos alerta a los sonidos o la actividad que ocurre alrededor y es ahí donde pueden ocurrir los accidentes.

Por eso, OCC lanzará este viernes una campaña en la que participará la Armada uruguaya para prevenir los impactos. Se darán recomendaciones a empresas navieras para evitar estas colisiones letales. Este viernes a las 11.30 se realizará un reconocimiento a las autoridades que apoyaron la ley del santuario en el salón de actos del Ministerio de Turismo y a las 20.30 se realizará una charla sobre ballenas, delfines y orcas en Brecha Bar y Café, además de varias actividades previstas para los próximos días.

"Siempre queremos destacar que son una especie bandera, porque nos señalan otros problemas que están ocurriendo en el océano", como la contaminación de las aguas, una preocupación de las autoridades a nivel mundial que afecta a los niveles más inferiores de la cadena trófica.


Acerca del autor