Baikonur se resiste a desaparecer

El cosmódromo más antiguo del mundo fue el trampolín para la última misión a Marte. Vea las imágenes

Perdido en la estepa kazaja, aislado y a 2.500 kilómetros de Moscú, el cosmódromo de Baikonur es un mastodonte tecnológico instalado en un lugar inhóspito, con aroma a reminiscencia soviética y futuro incierto.

"Si hablamos de Baikonur, el adjetivo más acertado sería 'el primero'", afirmó Anatoli Perminov, exdirector de la Agencia Federal Espacial (Roscosmos). Precisamente, Baikonur es el centro de lanzamiento espacial más grande y más antiguo del mundo (1955). Desde ese enclave kazajo pero con bandera rusa partieron en su día el Sputnik, la perrita Laika, el primer misil balístico intercontinental y los primeros seres humanos en abandonar la Tierra.

Pero entrado el siglo XXI, su futuro no está claro pues Roscosmos tendrá que apañárselas con 22.500 millones de dólares durante la próxima década, la mitad de la dotación esperada.

Al principio, Baikonur había sido pensado como un objetivo exclusivamente militar destinado para los ensayos del supercohete R-7, que sería el vector de la bomba de hidrógeno rusa.

Es austero y funcional y consiste en 57 kilómetros cuadrados de construcciones de cemento, antenas gigantes, torres de control, edificios modulares, alambrados, dos aeropuertos, 500 kilómetros de vías férreas, ocho plataformas de lanzamiento y una temperatura exterior que oscila entre los 50 y los -15 grados centígrados.

Se encuentra a cuatro kilómetros de un municipio homónimo de 72.000 habitantes -la mitad que en tiempos soviéticos- donde todavía resiste una nostálgica estatua de Lenin y decenas de monumentos dedicados a la carrera espacial.

Baikonur se construyó en 1955 y fue un baluarte del potente desarrollo espacial entre los años 50 y 80 del pasado siglo, cuando Washington y Moscú pugnaban por la supremacía cósmica.

El cosmódromo, que desde la caída de la URSS en 1991 se dedica a lanzar misiones científicas, tripuladas y comerciales, es un gran desconocido para el gran público, más allá de ciertas referencias en la cultura popular a través de videojuegos como "Call of Duty" o series como "The Big Bang Theory".

Y, sin embargo, la vieja base es una piedra angular de la exploración espacial: el 12 de abril de 1961 Baikonur convirtió a Yuri Gagarin en el primer ser humano en salir al espacio.

Una gesta de 108 minutos a bordo de una nave Vostok en una época en la que adelantar y sorprender a Estados Unidos era tan importante que la madre de Gagarin se enteró de que su hijo había viajado al espacio por la radio.

Convertido en la primera gran estrella internacional del comunismo, Gagarin tuvo problemas para gestionar su fama y fue marginado tras la caída del poder de Nikita Jrushchov en beneficio de Leonidas Brezbev. El cosmonauta falleció a los 34 años, en un extraño accidente cuando pilotaba un caza Mig en 1968.

Su cara aparece en sellos, tazas, relojes y camisetas. Su icónica imagen con el casco blanco ha llegado a fundas para teléfonos móviles y baberos para bebés. Su efigie corona un futurista obelisco moscovita de 40 metros de altura forjado en titanio.

Baikonur, donde la "rampa de Gagarin" aún le rinde tributo, se arriesga quedar desbancado por Vostochny y a sufrir un desenlace similar al del héroe espacial, convirtiéndose en una olvidada escombrera tecnológica a merced de la nostalgia.

"No tenemos miedo. Sabemos que algún día esto desaparecerá, pero no sabemos cuándo", explica a EFE subdirectora del museo de la ciudad de Baikonur, Galina Milkhova.

Ese momento aún no ha llegado y desde sus instalaciones acaba de partir la misión ruso-europea ExoMars, que intentará averiguar si el planeta rojo pudo albergar vida y preparar futuras misiones a Marte.

"Dijo Gorbachov: 'Baikonur vivirá por mucho tiempo, vivirá para siempre'. Pero tenemos que admitir que realmente no tenemos esa sensación ahora", dijo Viktor Kulepyotov, hijo de uno de los ingenieros de Baikonur a The Telegraph en la época de Gagarin.

Como no está escrito que Baikonur esté forzosamente abocada a la extinción, quizá desde la estepa kazaja despegue la nave que coloque por primera vez a un hombre o mujer en Marte.


Fuente: Cromo y EFE