Avión Solar Impulse 2 reanuda vuelta al mundo

Tuvo que aterrizar en Hawai porque las baterías se recalentaron

El avión ecológico suizo Solar Impulse 2 reanudó este jueves su vuelta al mundo sin usar combustible, al despegar desde el archipiélago estadounidense de Hawái, en el Pacífico, según imágenes en directo ofrecidas por el equipo a través de su web.

La nave, pilotada por el suizo Bertrand Piccard, tiene previsto aterrizar el sábado en la ciudad californiana de Mountain View, cerca de San Francisco, tras 62 horas de vuelo e impulsada por sus miles de células fotovoltaicas que le permiten estar en el aire tanto de día como de noche.

"¡Estamos en el aire!", celebró el piloto, de 58 años, momentos después de ascender.

Poco después manifestó en su cuenta de Twitter que "despegar es el momento más excitante, pero también el momento en el que todo lo desconocido está por descubrir".

El despegue tuvo lugar a las 06H15 locales (16H15 GMT), una hora más tarde de lo previsto, desde el aeropuerto de Kalaeloa, no muy lejos de Honolulu, la capital.

El equipo sacó el avión una primera vez a la pista, pero decidió volver a meterlo en el hangar porque el fuerte viento no garantizaba las condiciones óptimas para llevar a cabo la operación.

Llegado el momento, los técnicos se tomaron su tiempo para hacer las últimas comprobaciones, mientras el piloto aprovechaba para desayunar.

Uno de los meteorólogos del Solar Impulse 2, Luc Trullemans, contó que el ascenso coincidió con la salida del sol, cuando "la velocidad del viento cae".

"La cabina está cerrada. Nos vemos en #SF (San Francisco)! Pensaré en vosotros mientras vuelo para promocionar un #futurolimpio", escribió Piccard en Twitter antes de partir.

Historia

El Solar Impulse 2, que mide 72 metros de largo y pesa 2,3 toneladas, tiene el objetivo de dar la vuelta al mundo sin consumir una gota de combustible.

El desafío comenzó el 9 de marzo de 2015 en Abu Dabi, donde está previsto que finalice tras recorrer 35.000 kilómetros.

El proyecto ya hizo historia en julio del año pasado cuando el veterano aviador suizo y cofundador del proyecto André Borschberg, de 63 años, batió el récord de vuelo en solitario al recorrer en cinco días y cinco noches -117 horas y 52 minutos- los 8.900 km que separan la ciudad japonesa de Nagoya y Hawái, la etapa más difícil.

El avión tuvo que aterrizar sin embargo en el archipiélago porque las baterías se recalentaron.

Desde finales de febrero hasta mediados de abril, Borschberg y Piccard realizaron 13 vuelos de prueba que confirmaron el buen funcionamiento del sistema de enfriamiento tras meses de mantenimiento.

Desde el pasado viernes, el equipo esperaba las condiciones meteorológicas adecuadas para retomar el experimento.

El príncipe Alberto de Mónaco, uno de los principales patrocinadores del proyecto, monitoreó toda la operación desde el centro de control en Mónaco.

"Es un sentimiento increíble. Pensamos que deberíamos posponerlo otra vez, pero esto es genial. Hay muy buenas condiciones meteorológicas", explicó.

Tras alcanzar California, la siguiente etapa del Solar Impulse 2 será cruzar el país y llegar a Nueva York, donde se preparará la travesía para cruzar el Atlántico.


Fuente: AFP