Autos que no te necesitan

Grandes compañías trabajan para llevar a las calles los vehículos que se manejan solos. En Nueva York, ahora, pueden circular legalmente


Cuando la gente se trasladaba en carretas y aparecieron los primeros automóviles Ford, se llamó a los nuevos vehículos por la negativa, es decir, “carretas sin caballos”. Lo mismo sucede ahora con los “autos sin piloto”, la última innovación en transporte. Aunque, quizá, dentro de un tiempo tengan un nombre vinculado a lo que sí tienen, hoy estos coches están en sus primeras etapas de gestación.

Grandes compañías de renombre, como el ya mencionado Ford, Volvo, BMW, Mercedes, Audi y Toyota, trabajan en el desarrollo de vehículos que se manejan solos. No obstante, según la consultora Recorded Future, es Google el primero en la lista de pioneros en esta tecnología. Google no fabrica autos, al menos, no aún.

Al ver un video de estos autos sin piloto en funcionamiento, parecen más salidos de una película futurista que de la realidad. Sin embargo, como explicó el senador estadounidense por Nueva York, Greg Ball, “el futuro ya está aquí”. Fue con esas palabras que presentó una legislación que permite a los autos autónomos recorrer las calles de la Gran Manzana con fines de prueba. Así se suman a los estados de California, Florida y Nevada, donde ya circulan.

La posibilidad de evitar accidentes de tránsito, que causan la muerte de cerca de 1,3 millones de personas en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud es una de las razones principales para apoyar esta tecnología.

Además de eliminar el error humano, otro beneficio es la accesibilidad. Uno de los videos promocionales de Google (arriba) muestra a una persona ciega al volante de un coche autónomo. Para la revista The Economist, este tipo de pruebas son el primer paso para que los conductores y reguladores ganen confianza en dicha tecnología e incentiven la generación de la infraestructura que necesitará.

Detrás de la magia


La tecnología que emplean estos autos incluye sistema GPS, láser, cámaras con software de reconocimiento de imagen, realidad aumentada y sensores radar. Además, se prevé que estos autos formen una red inalámbrica para intercambiar datos entre ellos, como velocidad y posición, y, así, evitar colisiones.

Audi y Volvo, por ejemplo, ya han presentado sus autos que se estacionan solos. En el caso de Volvo, el vehículo avisa dónde se estacionó enviando un SMS al conductor y este, luego, puede llamarlo para que lo pase a buscar.

Aún es difícil imaginar qué cambios traerá esta revolución en la industria, la ley y la vida diaria. Pero, mientras muchos intentan predecirlo, estos autos autónomos ya circulan por la calle, como un prólogo de lo que vendrá.

Acerca del autor

Comentarios