Así serán las casas para habitar la Luna

Un estudio de arquitectura ya tiene pronto un posible diseño de las viviendas para hacer posible la existencia humana en el satélite

Aunque todavía faltan varios años para que el ser humano pueda cumplir el objetivo de habitar la Luna, se ha dado un paso importantísimo con la presentación de una idea sólida con respecto a las casas a utilizar en dicho satélite.

Este proyecto, en marcha desde el 2012 por el estudio londinense de arquitectura Foster&Partners y con el apoyo de la ESA (Agencia Espacial Internacional), analiza la posibilidad de construir las viviendas basándose en la tecnología de impresión 3D.

El proyecto pretende hacer posible que la especie humana viva en el cráter Shackleton, lugar al que siempre le llega luz solar.

Las casas serán como "cápsulas seguras" para subsanar el problema de la ausencia de atmósfera. La estructura tendrá un material resistente a los avatares climatológicos, a la caída de posibles meteoritos y a los rayos gamma que viajan por el espacio.

La estructura de las viviendas utiliza tubos modulares en la base y cúpulas inflables y maleables, capaces de adoptar cualquier forma. El material con el que se construirán será, principalmente, el regolito. Este se encuentra en la superficie lunar y está compuesto por calcio, aluminio, acero, silicio y óxido de magnesio.

Cualquier persona que quisiera mudarse a la Luna lo podría hacer pero, según hizo público la empresa Golder Spike, formada por profesionales de la NASA, costaría para dos personas aproximadamente 1.160 millones de euros.