Así funciona la puerta de una cabina de vuelo

No solo se pueden cerrar mecánicamente por dentro, sino que en casos de emergencia el personal también las puede desbloquear introduciendo un código de acceso
Tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, se instalaron puertas a prueba de robos en las cabinas de pilotaje de aviones en todo el mundo. Estas puertas generalmente están concebidas de tal forma que, en caso de emergencia, el personal de cabina o un piloto que se encuentra fuera de la cabina de pilotaje las pueda abrir introduciendo un código numérico.

Un video de Airbus del año 2002, es decir poco después de los atentados contra las Torres Gemelas en Nueva York, explica cómo funcionan las nuevas puertas que fueron introducidas en aquel entonces. Una portavoz de Airbus confirmó a DW la autenticidad del video. No obstante, subrayó que Airbus no se quería pronunciar sobre el papel que jugó la puerta de la cabina de pilotaje en el trágico accidente del avión de Germanwings, con el fin de no hacer especulaciones mientras no se hayan concluido las investigaciones.

Triple cerrojo electrónico


El sistema de una puerta tiene cinco componentes básicos: en primer lugar, tiene una hoja de puerta antirrobos y antibalas con un triple cerrojo electrónico. A través de una mirilla, los pilotos pueden ver hacia afuera. Además, hoy día, muchas veces se instalan cámaras de vigilancia para que los pilotos puedan observar lo que sucede en el área de los pasajeros, así como frente a la puerta.

Asimismo, los pilotos pueden accionar un interruptor con tres comandos para controlar la puerta: “norm” (normal), “lock” (cerrar) y “unlock” (abrir). Un tercer componente es una consola con un teclado numérico y dos lamparitas: una roja y una verde, así como con un teléfono, con el que el personal de cabina se puede comunicar con el piloto. En cuarto lugar, la cabina de pilotaje está provista de un zumbador que sirve tanto de timbre como de alarma. Y por último, cuenta con un sensor de presión que reacciona a la caída de la presión de la cabina de pilotaje.

Proteger a los pilotos


Normalmente los dos pilotos se encuentran en la cabina de pilotaje con la puerta cerrada. En este estado, la puerta no se puede abrir desde afuera, porque no tiene una manija. El interruptor está puesto en “norm”, es decir que los tres cerrojos adicionales no están activados.

En caso de que una azafata quiera entrar a la cabina de pilotaje, primero llama al capitán de vuelo y después acciona un timbre, a lo cual el piloto cambia el interruptor a “unlock” y la azafata puede entrar. En el momento en el que la puerta se cierra, regresa al estado normal.

Si alguien intentara entrar en la cabina de pilotaje sin anunciarse previamente con una llamada telefónica, por ejemplo tocando la puerta o golpeándola, generalmente despertaría la desconfianza de los pilotos, por lo que estos cambiarían el interruptor a “lock” y con ello activarían los tres cerrojos adicionales. Así pueden impedir que alguien abra la puerta por la fuerza.

Código numérico


No obstante, también hay casos en los que el personal de cabina tiene que abrir la puerta, por ejemplo, para darle los primeros auxilios al piloto. Para este tipo de emergencias, el personal tiene un código de acceso. Después de ingresar el código, suena una alarma y en la cabina de pilotaje se ilumina una señal de “abierto”. Si los pilotos no reaccionan, la puerta se abre automáticamente después de 30 segundos por un lapso de cinco segundos. Durante ese tiempo, la azafata puede entrar para ayudar a los pilotos.

En cambio, si los pilotos están conscientes y sospechan que alguien se hizo ilegalmente con el código de acceso, pueden cambiar el interruptor a “lock”. Entonces, la puerta queda cerrada cinco minutos más, como muestra el video de Airbus. Entretanto este lapso incluso se ha ampliado a 20 minutos. Esto podría ser necesario en caso de que terroristas a bordo del avión torturen al personal de cabina para obligarlos a revelar el código.

Vía DW

Comentarios