Así es la cama inteligente

ITBed contiene sensores biométricos que aprenden la rutina de sueño del usuario

Publicado por Expansión

La compañía Sleep Number ha presentado en el CES 2016 el prototipo de su cama inteligente, denominada ITBed. Gracias a una serie de sensores biométricos conectados al teléfono móvil, el dispositivo aprende la rutina de sueño de los usuarios y utiliza modelos predictivos para recomendar cambios en sus hábitos nocturnos.

¿Puede el teléfono móvil ayudarnos a dormir mejor? Las nuevas tecnologías han conquistado prácticamente todos los ámbitos de nuestra vida diaria y, desde este año, también estarán presentes en nuestros sueños. Entre las novedades presentadas en el CES 2016, la mayor feria de tecnología del mundo celebrada en Las Vegas, también ha habido espacio para el Internet de las Cosas.

Así, además de los coches conectados, la realidad virtual, los wearables y las empresas 3D, han surgido dispositivos para ayudarnos a entender mejor nuestro descanso: las camas inteligentes. Se llaman ITBed y han sido presentadas por la compañía estadounidense Sleep Number.

En apariencia, no distan mucho de una cama convencional. Pero el secreto está debajo del colchón. Allí, hay instalados una serie de sensores biométricos que monitorizan el sueño, sin necesidad de conectarlos al cuerpo, y que registran parámetros como el ritmo cardíaco, la frecuencia respiratoria o los movimientos nocturnos.

Una app para monitorizar el sueño

La importancia de dormir bien es capital. No en vano, diversos estudios revelan que la falta de sueño está relacionada con la pérdida de hasta un 10% de la percepción motora y un importante deterioro de la capacidad de percepción. En España, el 57,8% de los ciudadanos duerme menos de siete horas -la cantidad recomendada por los expertos-, según los datos del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

La falta de unos hábitos saludables que favorezcan el descaso está detrás de muchos de estos casos. Para solucionar este problema, Sleep Number ha desarrollado la tecnología SleepIQ, gracias a la cual la cama es capaz de aprender las rutinas de sueño del individuo, y utiliza una serie de algoritmos y modelos predictivos para recomendar cambios en sus hábitos diarios que le ayuden a dormir mejor.

Todas las recomendaciones llegarán al usuario a través de una aplicación móvil en la que podrá monitorizar cuántas horas ha estado durmiendo y, de ellas, cuántas ha descansado y cuál ha sido la intensidad del sueño. Además, la app ofrecerá la información de forma visual, a través de gráficas, a partir de las cuales los usuarios podrán seguir la evolución de su sueño semana a semana.

Las ITBed estarán disponibles a finales de año y, por el momento, solo podrán adquirirse en Estados Unidos. Su precio de partida son 1.000 dólares, aunque podrá variar en función del tamaño y los materiales seleccionados por el usuario.

Samsung, pionero con Sleepsense

La obsesión de los grandes grupos tecnológicos por recopilar datos de los usuarios ha sobrepasado incluso la frontera del dormitorio. Con el objetivo de "puntuar la calidad del sueño", Samsung presentó el año pasado su dispositivo Sleepsense. Gracias a este gadget, que se coloca debajo del colchón, los usuarios pueden disponer de información de hasta nueve parámetros diferentes de su sueño como el total de horas dormido, el número de veces que se levanta o el porcentaje de sueño REM.