Argyre Planitia, el mejor lugar para buscar vida en Marte

Se trata de una llanura al sur del planeta que por sus características topográficas es fácil de explorar

Argyre Planitia reúne las condiciones necesarias para ser el lugar ideal para una misión espacial que pretenda encontrar vida en Marte, según un estudio publicado por la revista Astrobiology.

El objetivo de la investigación científica es encontrar ese tipo de lugares para marcarlos como objetivos de futuras misiones espaciales. Los depósitos hidrotermales, pingos (colinas que se forman con la congelación de aguas subterráneas) y depósitos glaciares son las características que hacen de esta llanura tan particular y aprovechable.

Los científicos descubrieron que en Argyre Planitia hay recursos abundantes para que pueda haber vida, y que si en algún momento la hubo es muy probable que haya surgido en este punto. Alberto Fairén, uno de los principales autores del estudio, aseguró al diario español ABC que "desde el punto de vista de los astrobiólogos, el lugar reúne toda una colección de particularidades realmente prometedoras".

La cuenca tiene más de 1.700 kilómetros y es fácil de explorar por todas las condiciones señaladas. Además, Fairén dijo que, al estar "todas esas condiciones juntas en el mismo sitio y accesibles durante una sola misión, es lo que hacen de Argyre un lugar único".

Hace 4.000 millones de años en Marte había una atmósfera que protegía la superficie de la radiación y, a su vez, mucha agua, lo que lo hacía un lugar habitable. Sin embargo, una roca espacial chocó contra el planeta y formó la llanura Argyre Planitia. Después, el viento solar terminó de arrancar la capa protectora, el planeta se volvió seco y frío, lo que puede haber impedido el surgimiento de vida.

Aún así, en Argyre podría encontrarse al menos una muestra que en el pasado hubo vida, pues es un lugar inmejorable para la preservación de restos fósiles.

Si se compara con la TIerra, el lugar se encuentra aproximadamente a la altura de las Islas Malvinas, a 50° de latitud sur. En invierno hay muy poca luz solar, por lo que si se realiza una misión espacial deberían llevar su propia fuente de energía. Según publicó ABC, en el artículo se sugiere que lo mejor sería utilizar orbitadores para estudiar antes la región desde arriba.




Populares de la sección