Arena, sol, agua y sonido

El parlante resistente al agua Rugged Rukus ofrece música vía Bluetooth a partir de energía solar
En tiempos en que el Bluetooth y todas sus funcionalidades ya no son una novedad ni algo para unos pocos elegidos, los dispositivos de uso personal y doméstico que incorporan esta tecnología tienen que ofrecer algún tipo de valor añadido. Puede ser la conectividad, el sonido, el rendimiento energético del dispositivo, quizá la forma de cargarlo o la calidad musical.

El Rugged Rukus de la marca Etón es una prueba de por dónde va la carrera por el mercado en el que compiten estos dispositivos cuya funcionalidad principal es la de amplificar música que se envíe desde un dispositivo no conectado vía cable.

En este caso, sus fortalezas son varias: en primer lugar lo es el precio (US$ 175) que compite con otros de marcas como Bose, más basadas en la experiencia y en la calidad del sonido. Luego están las que definen al producto en sí: al Rukus como artefacto lo define la placa de energía solar que se encuentra en su lomo. El parlante se carga mediante la exposición al sol, lo cual puede hacerse fácilmente, ni bien se desempaca.

La placa de litio que se encuentra en el interior del parlante permite transferir la energía solar absorbida a la ejecución de la música que se envía desde el smartphone. Pero atento: no es la única función que le compete porque el Rugged Rukus también permite cargar dispositivos como celulares o tabletas gracias al puerto USB con el que cuenta. En total, el parlante consigue 8 horas de autonomía una vez cargado al máximo.

Para cerrar la cuestión energética también hay que señalar que el Rugged Rukus trabaja también con conexión eléctrica, puesto que tiene una entrada para este tipo de corriente mediante un transformador o similar. Es así que el Rukus parece realmente inventado para sus vacaciones, especialmente si son tan pasadas por agua como las de este verano, y más aún si su destino es un lugar como Cabo Polonio, donde las posibilidades de cargar equipos de cualquier tipo es muy limitada.

Por su configuración, las ventajas del Rugged Rukus se hacen más evidentes al aire libre: el parlante está construido de forma compacta y es a prueba de agua. Varias reseñas señalan que ofrece similar resistencia a la arena, lo cual no fue comprobado en esta prueba. Pero, ¿qué pasa con el sonido que sale de allí?

A puertas abiertas, el tipo de sonido que emite es aceptable: ofrece un adecuado nivel de bajos y un rango de volumen ideal para utilizarse en la playa sin que se pierda entre el ruido del viento o el barullo alrededor.

Una vez fuera del ambiente playero o de parque, el Rukus no se destaca tanto. Dentro de casa, sus bajos suenan un poco menos nítidos y el volumen convierte voces en algo más estridente.

Con todo, lo que sí se puede decir es que entre una oferta en la que los productos se tienen que destacar para sobresalir, el Rukus lo hace y bastante.

Acerca del autor

Comentarios