Apple trabaja para hacer iPhone más difíciles de hackear

La empresa teme que el gobierno de EEUU pueda ser capaz de ordenar pasar por alto las características de seguridad en los nuevos teléfonos

Ante el temor de que el gobierno pueda ser capaz de ordenar pasar por alto las características de seguridad en los nuevos teléfonos, Apple ha comenzado a trabajar en las mejoras que impedirían a la empresa actualizar el software de un iPhone sin conocer la contraseña de un usuario.

Estas mejoras de seguridad harían imposible para Apple ayudar al gobierno a desbloquear los iPhones más nuevos como ahora quieren las autoridades. La medida obligaría a dichas autoridades a encontrar una solución técnica incluso si tuvieran el poder legal para obligar a la empresa a desbloquear los teléfonos de sospechosos.

La jugada de Apple es otra vuelta de tuerca en una batalla de alto perfil entre Apple y el Departamento de Justicia de Estados Unidos, que la semana pasada le exigió que la compañía que desbloque el iPhone de Syed Rizwan Farook, uno de los asesinos en un ataque en San Bernardino, California.

Las mejoras no se podrán instalar en los modelos más antiguos como el iPhone 5C utilizados por Farook. Pero los ingenieros están tratando de solucionar el problema en los modelos más nuevos, que tienen una función de seguridad denominada Secure Enclave que protege a algunos de los datos más sensibles, como las claves de cifrado del teléfono. Actualmente, el software del Secure Enclave puede ser actualizado sin conocer la contraseña de un usuario.

Los ingenieros de Apple se dieron cuenta que eso era una vulnerabilidad. Comenzaron a abordar el tema antes de los ataques de San Bernardino, pero la solución se convirtió en una prioridad más recientemente.

"Ellos nunca pensaron que podían ser obligados por el gobierno para entrar en sus propios productos y revertir los procedimientos de seguridad", dijo Jonathan Zdziarski, un investigador de seguridad que ha propuesto una docena de soluciones al problema de Apple.

La noticia de que habría una solución técnica se divulgó el mismo día en el que el director ejecutivo de Apple, Tim Cook, defendió la controversial negativa de su empresa a ayudar al FBI a acceder al código de acceso de bloqueo de iPhone que pertenecía a Farook.

Cook dijo que ayudar al FBI a burlar la seguridad del iPhone "podría exponer a las personas a las vulnerabilidades increíbles".

"Esto sería malo para Estados Unidos", señaló Cook durante una entrevista en la cadena ABC.

Cook dijo que Apple trató de ayudar al FBI con otras soluciones tecnológicas, que ofrece "consejos significativos", pero no quiere ir tan lejos como pide el FBI, es decir, con un software que vulnera las medidas de seguridad del teléfono. Cook lo llamó "el equivalente a un software de cáncer".
Fuente: Ellen Nakashima, Todd C. Frankelhe / The Washington Post·