Apple respondió por las imágenes de desnudos robadas

La compañía sostuvo que no fue una falla de iCloud, sino la falta de barreras de seguridad en las cuentas de las celebridades lo que permitió el hackeo y obtención de fotos íntimas
Apple reconoció este martes el ataque cibernético que sufrió el domingo y que derivó en la publicación de fotografías íntimas, pero negó que la causa de ello fuera un error en su sistema. "Ninguno de los casos que hemos investigado procede de una falla de algunos de los sistemas de Apple, incluidos la herramienta de almacenamiento en la nube iCloud o la aplicación Busca mi iPhone", señaló la compañía en un comunicado.

Los responsables siguen sin aparecer pero, según informó la empresa, se pudo determinar que el ataque se produjo a través de nombres de usuarios, contraseñas y preguntas de seguridad, "una práctica que se ha convertido en algo demasiado común en internet", señaló Apple tras completar 40 horas de investigación.

"Cuando nos enteramos del robo, nos sentimos indignados e inmediatamente movilizamos a los ingenieros de Apple para descubrir la fuente" del hackeo, precisó la firma informática.

Para algunos, esto no hace más que confirmar la importancia de utilizar contraseñas difíciles de adivinar e implementar todas las medidas de seguridad disponibles, como la encriptación, por ejemplo. Para fortalecer las contraseñas es importante mezclar caracteres con números y símbolos, así como nunca recurrir a esas combinaciones clásicas como 123456.

La oscarizada Jennifer Lawrence y la modelo Kate Upton fueron las primeras afectadas en reconocer haber sido víctimas de este ataque, al igual que la actriz Mary Elizabeth Winstead, quien escribió en Twitter que sus imágenes fueron capturadas "en la privacidad" de su hogar.

iCloud en jaque


Medios estadounidenses apuntaron que los piratas informáticos lograron entrar en la nube iCloud, un sistema de almacenamiento de datos a gran escala que permite a los usuarios acceder a documentos e imágenes de forma remota desde cualquier lugar del mundo.

Sin embargo, Apple sostuvo que ninguno de sus sistemas fue el causante de la filtración e informó estar trabajando mano a mano con las autoridades "para ayudar a identificar a los criminales implicados". El departamento de delitos cibernéticos del FBI mantiene la investigación que abrió tras recibir diversas "acusaciones sobre violaciones informáticas y la difusión ilegal de material privado individual".

"Mucha gente ignora felizmente que las fotos tomadas con el iPhone se guardan automáticamente en iCloud", explicó el experto en seguridad informática Graham Cluley.

"Cuando se logra la contraseña de una cuenta, todos los datos de esta cuenta en el iCloud son accesibles para cualquier pirata", escribió en su blog Rob VandenBrink de la empresa SANS Internet Storm Center.

En el caso de las celebridades, el peligro recae en que "mucha de su información personal ya está en línea", dijo a el experto Rik Ferguson, de la firma de seguridad Trend Micro. "Preguntas de seguridad como 'Nombre de tu primera mascota' pueden ser mucho menos secretas que para gente anónima", agregó. Para evitar estas obviedades, hay métodos sencillos de realizar y recordar.

Privacidad violada


La abogada de celebridades Gloria Allred aconseja a sus clientes que, si no quieren protagonizar las portadas de los periódicos, no deben enviar fotos por correo electrónico ni guardarlas en servidores en la nube como iCloud. "Todo puede ser pirateado, nada es seguro para siempre", señaló. "Hay que usar contraseñas complicadas y no reutilizarlas en otras cuentas", agregó.

Las imágenes íntimas de famosas comenzaron a circular el domingo por la mañana, aunque algunas ya habían sido difundidas en foros en línea anteriormente y otras eran falsas. "Esta es una flagrante violación de privacidad. Contactamos a las autoridades e irán detrás de cualquiera que publique las fotos robadas de Jennifer Lawrence", dijo el agente de la actriz.

Comentarios