Apple quiere prohibir el Galaxy SIII y Samsung, el iPhone 5

En un nuevo enfrentamiento de la guerra de patentes, las empresas se enfrentarán este martes en un tribunal federal de Estados Unidos
Apple y Samsung volverán el martes a un tribunal federal para realizar presentaciones en su última batalla sobre patentes, en la que el fabricante de iPhone espera mostrar más pruebas en su intento por ganar una prohibición en Estados Unidos a las ventas de varios teléfonos avanzados de Samsung.

Apple y Samsung han litigado por todo el mundo durante casi tres años. En 2012, en un juicio en San José, California, los jurados dieron al fabricante de iPhone unos US$ 930 millones, pero Apple fracasó en persuadir a la jueza del distrito Lucy Koh de que emitiera una orden permanente contra la venta de los teléfonos de Samsung.

La prohibición de ventas sería una amenaza mucho más seria para Samsung, que ganó US$ 7.700 millones en el trimestre que terminó en diciembre. La división de móviles de la surcoreana generó una ganancia operativa de US$ 5.100 millones.

Ambas empresas están listas para embarcarse en un nuevo juicio en San José sobre una nueva serie de patentes de Apple, que cubren características del iPhone como deslizar para desbloquear y tecnología de búsquedas. Por ello, la empresa de Cupertino busca prohibir las ventas de varios teléfonos de Samsung, incluido el Galaxy S III.

Del mismo modo, Samsung dice que Apple violó dos de sus patentes y busca que se prohíba la venta del iPhone 5. Los teléfonos de Samsung emplean el sistema operativo Android, desarrollado por Google.

Lo que dicen las encuestas


Al rechazar la petición anterior de prohibición de ventas, Koh escribió que una encuesta a consumidores que Apple presentó en el juicio del 2012 probablemente infló el valor que los clientes aprecian en las características de los teléfonos en disputa, lo que supone que Apple no se merece una orden permanente. La empresa está apelando esta decisión.

Mientras que la anterior encuesta sólo concluía que había una demanda general de las características patentadas, el nuevo estudio intenta cuantificar la proporción de clientes que Samsung habría perdido si sus teléfonos no tuvieran esas características, mostraron documentos jurídicos.

Samsung intentó evitar que Apple presente esas pruebas al jurado, aduciendo que la metodología no era segura. Pero Koh acordó en febrero permitir que Apple utilice el estudio.

Se prevé que el juicio dure hasta comienzos de mayo.

Comentarios