Apple inauguró una nueva era de legados

La compañía presentó dos modelos de iPhone 6 grandes, el rumoreado reloj inteligente y un innovador sistema de pagos, rindiendo homenaje al pasado con Steve Jobs y marcando el futuro pensado por Tim Cook




La elección del Flint Center for the Performing Arts era arriesgada. Se trataba del lugar donde Steve Jobs había presentado la Mac en 1984 y la iMac en 1998, dos computadoras que ayudan a explicar el exitoso presente de Apple y la mítica figura de su fallecido líder. Ahora, este teatro también será el lugar donde Tim Cook presentó los iPhone grandes, el reloj inteligente más personalizable y su innovador sistema de pago.

Durante tres años, Cook tuvo que cargar con la imagen del CEO que cumplía con las órdenes póstumas del único gurú tecnológico de Apple. Hoy finalmente pudo decir la famosa frase de Jobs: “Y una cosa más”, como un homenaje, sin sufrir el peso de las odiosas comparaciones. Por algo de las tres novedades presentadas, dos habían sido desdeñadas por Jobs y la restante jamás estuvo en su imaginario. Este evento marcó el inicio de una nueva era de legados.

El iPhone pega el estirón


Para quebrar con el pasado, antes Apple tuvo que ponerse a tiro con el presente. En otras palabras, debió unirse a la moda de los teléfonos grandes. Se trata del smartphone iPhone 6 y la phablet iPhone 6 Plus, cuyas pantallas HD miden 4,7 y 5,5 pulgadas respectivamente.

El crecimiento es importante si se tiene en cuenta que la pantalla del último modelo de la compañía, el iPhone 5S, medía apenas 4 pulgadas y que su principal competidor, el Galaxy S5 de Samsung, posee una pantalla de 5,1 pulgadas. Pero el estirón es todavía mayor al considerar el cambio en el uso.

“Hoy estamos lanzando el mayor avance en la historia del iPhone”, dijo Cook. Con una pantalla más grande, cambia el uso del dispositivo, que sigue siendo práctico para hablar, mensajear e ingresar a las redes sociales, pero le suma el placer de ver películas y videos en general con un tamaño más cómodo.

Además de agrandarse, el iPhone mejora la calidad de su pantalla y cámara, la vida de su batería y el rendimiento del procesador.

Para los más ansiosos, por ejemplo, aquellos que hoy cumplieron su octavo día de fila en la puerta de la tienda de Apple en la Quinta Avenida de Nueva York, la compañía brindó otra buena noticia: los nuevos iPhone estarán a la venta desde el 19 de setiembre, con la precompra empezando el 12. Con dos años de contrato con compañías telefónicas de Estados Unidos, el iPhone 6 se venderá desde US$ 199 y el iPhone 6 Plus desde US$ 299.

En la muñeca


Apple llegó tarde al mercado de los relojes inteligentes. En particular, lanzó su Apple Watch un año más tarde que su principal rival, Samsung, con su serie Gear. No obstante, la compañía californiana no solo se puso a tiro, sino que justificó su atraso.

El Apple Watch es un dispositivo que se adapta a las distintas personalidades y a los diferentes usos a lo largo del día. Esto sucede tanto a nivel del hardware (a través de las mallas intercambiables) como del software (creado específicamente para esta pequeña pantalla). Así, Cook inauguró una nueva línea de productos que se visten, imprimiéndole su propio sello: la personalización.

Por su parte, en el diseño del Apple Watch, el británico Jony Ive fue tan minimalista que volvió a los orígenes del mismísimo reloj de muñeca. Bromas aparte, el dispositivo tiene algo llamado “corona digital”, que no es más que una perilla para omitir ciertos gestos táctiles que son imposibles de hacer en una pantalla tan pequeña. Al girar la perilla, es posible navegar hacia arriba o abajo, hacer zoom in y out, entre otras opciones.

Como todo reloj inteligente, el Apple Watch permite ver un mensaje o llamada entrante, recibir notificaciones de las redes sociales y visualizar fotos, entre otras funciones aledañas al teléfono. Pero, al agregar el monitoreo constante de la salud y el ejercicio físico, Apple le dio un sentido extra a lo que sería un simple apéndice. Para ello, el dispositivo incluye distintos sensores y GPS que miden datos como el ritmo cardíaco, las calorías e incluso el número de veces que el usuario se levanta de la silla por día.

De todos modos, en lo que el Apple Watch pierde con su competencia es que precisa de un iPhone cerca para ser inteligente. El recién presentado Gear S, por ejemplo, funciona con 3G, por lo que el Galaxy puede quedar en la casa mientras el usuario sale a correr sólo con el reloj.Además, estará a la venta recién en 2015, a un precio que parte de los US$ 349 (en Estados Unidos), lo cual es más tarde aún y demasiado caro.

La verdadera innovación


A simple vista, lo importante parecerían ser los dos iPhone grandes y la amplia variedad de relojes inteligentes. Sin embargo, el nuevo producto donde Apple puede marcar una revolución es con el sistema de pago Apple Pay.

Mediante el uso de NFC, que se traduce al español como Tecnología de Comunicación Inalámbrica, el usuario podrá realizar distinto tipos de pagos con su iPhone y Apple Watch de forma fácil, segura y privada, aseguró la compañía. De hecho, como el reloj inteligente será compatible con los nuevos iPhone 6 más aquellos lanzados desde 2012 (5, 5C y 5S), Appla Pay también estará disponible para quienes tengan estos modelos “viejos”.

Es difícil por lo pronto estimar cuánto más fácil será la vida cotidiana sin una billetera en el bolsillo, pero Apple en general y Cook en particular, creen que será mejor cuando todo se pague con un iPhone. Lo malo es que, si uno se compra cualquiera de los dos modelos nuevos, ya no entrarán en el bolsillo, pero esa es otra historia.








Las novedades presentadas en pocas palabras


Por AFP



iPhone 6 y iPhone 6 Plus

Siete años después del nacimiento del primer smartphone, Apple sigue prestando mucha atención a este dispositivo por ser la primera fuente de ingresos: durante el acto fueron lanzados dos modelos actualizados que llegarán el 19 de setiembre a nueve países.

El iPhone 6 tendrá una pantalla de 4,7 pulgadas (11,9 centímetros), superando las 4 pulgadas de las versiones del año pasado. Por su parte, el iPhone 6 Plus será una phablet, un teléfono inteligente de grandes dimensiones con una pantalla de 5,5 pulgadas (14 centímetros). Ambos aparatos serán más delgados, sus pantallas y cámaras de fotos tendrán una mayor calidad y sus procesadores ofrecerán más velocidad.

En Estados Unidos se venderán por entre US$ 199 y US$ 399 la versión pequeña y por entre US$ 299 y US$ 499 la grande. Los dos requerirán un contrato de dos años con un operador telefónico local.



Apple Watch

Este reloj inteligente inaugura una esperada nueva gama de productos. La compañía espera meter un pie en el mundo de la moda con su reloj de pulsera, que estará disponible en tres colecciones: Apple Watch, Apple Watch Sport y Apple Watch Edition, bañada en oro amarillo o rosa de 18 kilates. Los usuarios tendrán a su disposición dos tamaños de pantallas cuadradas y redondas (de 38 y 42 milímetros) y una serie de mallas de varios colores y materiales.

El principal rasgo de este dispositivo es su capacidad por controlar la salud gracias a los distintos sensores que, en coordinación con el GPS del iPhone, miden el ritmo cardíaco, la actividad física y las calorías quemadas, entre otros indicadores. Con el Apple Watch también se podrá acceder al asistente Siri, leer y responder mensajes y recibir notificaciones.

Los fanáticos de Apple tendrán que tener un poco de paciencia antes de disfrutar de este reloj, que comenzará a comercializarse a principios de 2015 en Estados Unidos con un precio de salida de US$ 349. Será compatible con todas las versiones de iPhone lanzadas desde 2012: 5, 5c, 5s y los nuevos 6 y 6 Plus.



Apple Pay

Apple se estrenará en un nuevo mercado con mucho potencial: el de los pagos de forma electrónica. Apple Pay será un sistema que usará la Tecnología de Comunicación Inalámbrica (NFC, en inglés) y que estará integrado en el iPhone y el Apple Watch. La compañía también ofrecerá un sistema para garantizar la seguridad de los datos de pago colectivos, gracias a un chip especial y a un lector de huellas digitales en el iPhone.

Este servicio estará disponible a partir de octubre solo en Estados Unidos, donde Apple tiene acuerdos con las tres grandes empresas de tarjetas (American Express, MasterCard y Visa), bancos como JPMorgan, Citi y Bank of America, así como con grandes empresas del tamaño de Macy's, McDonald's y Starbucks. La idea es luego expandir el servicio a otros países. Entre los nuevos iPhones y el Apple Watch que venderá, la empresa calcula que más de 200 millones de personas podrán usarlo.


Acerca del autor

Comentarios