¿Apple abandona el sueño de su coche autónomo?

La empresa ha reducido sus ambiciones en esta área

En febrero de 2016, el gigante de la tecnología Apple planeba comenzar la producción de su coche eléctrico en el año 2020. En ese entonces, la empresa reveló que tenía a cientos de empleados trabajando en un proyecto bautizado como "Titán". Pero ocho meses después, Apple renuncia, al menos de momento, al sueño de su auto autónomo.

Según Bloomberg, la compañía decidió replantearse su estrategia luego "de varios meses de desacuerdos" por parte de la junta directiva.

"Apple ha reducido drásticamente sus ambiciones de automoción, lo que le lleva a cientos de recortes de empleos y a tomar una nueva dirección que, por ahora, ya no incluye la construcción de su propio coche", publicó el diario.

Bloomberg divulgó que varios empleados ya han salido del proyecto y que los responsables de Titán se han puesto como fecha límite el cuarto trimestre de 2017 para tomar una decisión: si abandonan el automóvil o si adaptan su software a otros vehículos. De esta manera, Apple no competiría directamente con Google, Uber o Tesla, sino que tendría la tecnología necesaria para vendérsela a otras compañías. Y, en este sentido, los esfuerzos se centrarían en desarrollar una inteligencia artificial al estilo de Siri.

Uno de los problemas con los que se ha enfrentado Apple en el camino para desarrollar su vehículo ha sido la dificultad que ha tenido para encontrar suministro de piezas de automoción, pues los fabricantes se mostraron un tanto reticentes a la hora de aportar materiales a la empresa de Silicon Valley, informó Bloomberg.

Compañías como Nissan han fijado también el año 2020 para alcanzar ambiciosos proyectos como la comercialización de un vehículo autodirigido. Google, por su parte, asegura que podría tener listo su vehículo autónomo para antes de esa fecha. General Motors y Tesla planean lanzar el propio en 2017 con capacidad para recorrer alrededor de 320 kilómetros con una sola carga y cuyo su precio rondará los US$ 40.000.

Patentes

Apple se ha estado dedicado a la investigación automotriz desde hace más de una década y tiene varias patentes en su poder que daban pistas de cómo sería el futuro iCar.

Una de ellas es un sistema que registró en 2011 para tener acceso al vehículo a través de dispositivos móviles. En concreto, se trata de un mecanismo para desbloquear el coche y encender el motor con la ayuda de cualquier aparato –sea un smartphone o un Apple Watch– que tenga instalado el sistema operativo iOS, según reseña del sitio especializado Cult of Mac. Esta patente se relaciona con otra ingresada en 2012 para la personalización del "ambiente" del automóvil a través del iPhone: temperatura ideal, altura de los asientos, ubicación de los espejos, entre otras funciones.

Otra patente apunta a la identificación automática de la ubicación del vehículo a través del asistente personal Siri. Por ejemplo, el usuario le podría preguntar a la aplicación dónde quedó estacionado el automóvil y ésta lo guiaría hacia el lugar exacto.

En 2009, Apple registró una patente de un sistema táctil y programable para mejorar la instrumentación del automóvil que incluye, entre otros aspectos, la identificación de gestos corporales del conductor para iniciar ciertas acciones como el ajuste de la temperatura o el funcionamiento de los limpiaparabrisas. La patente incluye la instalación de cámaras para detectar la posición de la cabeza y de los brazos del conductor.

Un año antes, Apple ingresó una patente relacionada con la seguridad vehicular. Según Cult of Mac, el registro se basa en sensores que detectan el movimiento y bloquean ciertas funciones que pueden distraer al conductor.

¿Y qué pasaría con el auto si no hay una conexión a internet disponible? Una tecnología descrita en una patente de 2003 solucionaría el problema: se refiere a una red de malla inalámbrica para que todos los componentes electrónicos del vehículo sigan disponibles para el conductor.

Una iniciativa para diseñar y comercializar un vehículo marcaría un cambio para el fabricante del iPhone, que desarrolla y descarta numerosos proyectos pero hasta ahora mayormente ha estado centrado en dispositivos electrónicos y móviles.