Antel-Sat se despidió del espacio

El 18 de abril se recibió la última transmisión del satélite uruguayo; el cese de las funciones estaba previsto por "degradación esperable" de sus componentes

"Luego de 10 meses en órbita y casi 10 años de trabajo, Antel-Sat dejó de transmitir datos", se lee en un comunicado de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de la República.

La última comunicación del satélite desarrollado en conjunto con Antel se registró en la madrugada del 18 de abril de 2015.

El satélite de 10 x 10 x 20 centímetros fue puesto en órbita el 19 de junio de 2014. Con una velocidad de casi 30 mil kilómetros por hora, en este tiempo orbitó el planeta 4.444 veces y, según la nota, ha emitido más de 750.000 transmisiones de datos que han sido recibidas por radioaficionados de todo el mundo.

El comunicado indica que el cese de las funciones del satélite estaba previsto a causa de la "degradación esperable de los componentes" en las condiciones de operación del espacio. "Se llega por lo tanto al fin de la vida útil del dispositivo", se afirma. Las baterías del Antel-Sat se cargaban a partir de energía solar, recogida a través de paneles adheridos a sus caras. El nivel de energía se conocía cuando se bajaba la telemetría.

La base de datos con la información recibida contiene 480.000 medidas y datos individuales generados en el satélite, además de 60 imágenes tomadas por sus cámaras. Los investigadores están dedicados ahora al análisis de estos datos. Antel-Sat contaba con dos cámaras, una que sacaba fotos a color y otra infrarroja. Esta última podía medir la altura y tipos de nubes, la temperatura terrestre y del agua. Combinadas, las cámaras hacían posible la detección y el estudio de tormentas o ciclones tropicales, por ejemplo.

En diciembre de 2014, Antel publicó las primeras imágenes en color captadas por el satélite. Las imágenes fueron transmitidas mediante el enlace de televisión de barrido lento (SSTV) que cuenta el satélite, y también fueron captadas por radioaficionados de la región. Las tomas se realizaron sobre nuestro país y el sur de Brasil, mientras Antel-Sat sobrevolaba la región a una velocidad relativa al suelo de 7,5 kilómetros por segundo.

Antel-Sat había partido a las 16:11 horas del 19 de junio de 2014 a bordo del cohete Dnepr desde la base Yasny, en Rusia. El proyecto costó US$ 695 mil e involucró a más de 60 ingenieros y otros especialistas en electrónica, telecomunicaciones, informática, energía y diseño mecánico.

De errores y apuros

"Hubo errores conceptuales en la fabricación influido por la presión de la presidencia de Antel por llegar a una fecha determinada" dijo una fuente de la Facultad de Ingeniería a El País en noviembre del año pasado.

Según el artículo publicado por el medio, el satélite tuvo varias fallas y costó el doble de lo estimado al comenzar el proyecto, un total de US$ 1,5 millones.

ANTELSAT_exploded_diagram.png