Angalifu y una especie a la orilla de la extinción

Otros animales no escapan a la suerte del rinoceronte blanco del norte
Angalifu, fallecido a los 44 años, no era un rinoceronte cualquiera. Era un rinoceronte blanco del norte. Había sido trasladado al zoológico Safari Park de San Diego (EEUU) a finales de 1980 desde un zoológico en Jartum (Sudán) y, a pesar de muchos intentos, Angalifu y la hembra Nola no fueron capaces de tener crías. Era el sexto rinoceronte blanco del norte del mundo y al morir sin descendencia empujó al resto a la orilla de la extinción.

Para colmos de males, la semana pasada se informó desde Reserva Ol Pejeta en Kenia que sus tres ejemplares tampoco pudieron reproducirse. Otro sobrevive en una reserva en República Checa, donde murió un macho –también de viejo– este año.

El semen y tejido testicular de Angalifu se almacenó en el Instituto Zoológico para la Investigación y Conservación de San Diego para su posible uso en rinocerontes en Kenia cuando se desarrollen nuevas técnicas reproductivas.

Los expertos no están dispuestos a rendirse y planean cruzar las hembras con rinocerontes blancos del sur, una subespecie relacionada, lo que permitirá conservar algunos genes de la especie. Los del sur están incluidos en la categoría de “casi amenazados” en la lista de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

 



 

Amenazados


 

Otras especies corren la misma suerte que los rinocerontes blancos del norte debido a su pequeño número de individuos.

- El elefante asiático: en peligro por la deforestación y la caza furtiva para obtener el marfil de sus colmillos.

- El rinoceronte de Java: cazado por la supuesta propiedad “mágica” de su cuerno, según la medicina tradicional china. Existían 29 ejemplares en la isla de Java (Indonesia) en 2012.

- El leopardo de las Nieves: No quedan más de 5.000 ejemplares en su hábitat natural (la cordillera del Himalaya), invadido por el hombre. Se lo persigue por su piel.

- El tigre: Del mayor felino del planeta solo quedan 3.200 ejemplares en su hábitat natural. Ya han desaparecido las subespecies de Caspio, Java, sur de China y Bali.

- El delfín de Irrawaddy: Solo quedan 85 ejemplares en las aguas dulces del sur y sureste de Asia. Lo amenaza el nivel ascendente de salinidad en las aguas y la contaminación de la zona.

- La vaquita marina: Diversas organizaciones han contabilizado entre 150 y 200 ejemplares de esta pequeña marsopa que habita en el Golfo de California. La pesca con redes fomenta su desaparición.

- El atún rojo: La sobrepesca ha reducido en un 85% su población en los últimos años.

- El gorila de montaña: Cazado como alimento en Congo, se prevé que desaparezca en 2025. Solo se encuentran algunas poblaciones en los alrededores del río Congo: Ruanda, Uganda y Congo.

- El orangután de Sumatra: Solo se puede encontrar en Borneo y Sumatra. Es cazada y vendido como mascota en el mercado negro.

- La tortuga Baula: Es la única tortuga marina que no posee caparazón duro. La pesca accidental, la contaminación de las aguas y la caza son sus principales enemigos.



 

 

Acerca del autor

Comentarios