¿Alérgicos al wifi?

La hipersensibilidad electromagnética es la excusa de quienes experimentan síntomas sin ninguna causa
La ciencia no está ni cerca de estar convecida de que las "alergias al wifi" sean ciertas. Pero el sistema legal francés aparentemente es más crédulo: la semana pasada decretó que una mujer de 39 años es elegible para un subsidio de US$ 900 por mes por concepto de discapacidad, por sus luchas con lo que normalmente es conocido como "hipersensibilidad electromagnética" (EHS). Es una de las primeras veces que una corte reconoce este síndrome, lo cual es increíble dado que la evidencia que relaciona los efectos adversos en la salud y las señales de wifi son bastante insignificantes.

¿Qué es EHS?

EHS es, esencialmente, adueñarse de una cantidad de síntomas de los que aún no se conoce la causa. Quienes sufren de EHS, un estimado de "varios" millones de personas, tienden a experimentar alguna combinación de síntomas como náuseas, dolores de cabeza, palpitaciones, fatiga, alergias u otros problemas dermatológicos, generalmente al mismo tiempo. Síntomas menos comunes son la confusión, la pérdida de memoria, ataques de pánico y similares.

Investigadores y especialistas de la salud han documentado estos síntomas. Definitivamente son reales, no son inventos de los pacientes. El EHS es un síndrome real y la comunidad internacional de la salud lo ha reconocido. El problema con el EHS es la "E": varios estudios han sugerido que, a pesar de los reportes anecdóticos, el síndrome no tiene nada que ver con las señales de frecuencias electromagnéticas. De hecho, la Organización Mundial de la Salud concluyó que no hay ninguna causa "médica, psiquiátrica o psicológica" para el síndrome.

¿Cómo sabemos qué lo causa?

No sabemos qué lo causa porque los síntomas son muy comunes. En términos médicos, estos son denominados "síntomas no específicos" y pueden indicar una tonelada de problemas diferentes. Un dolor de cabeza, por ejemplo, puede significar que tomó mucho café esta mañana o una meningitis. Lo que se sabe es que usar wifi no causa EHS. Lamentablemente no sabemos si eso significa que las señales de wifi son 100% seguras: no hay ningún estudio que lo demuestre.

Sin embargo, la comunidad médica se ha encargado de tranquilizar a los preocupados al aclarar que las frecuencias radiofónicas que uno se encuentra en lo cotidiano son extremadamente débiles y no son dañinas.


Fuente: The Washington Post

Populares de la sección