Airbus apuesta por los taxis voladores autónomos

Según la empresa los coches autónomos no van a solucionar los problemas de los atascos

Mientras las grandes compañías automovilísticas y tecnológicas se preparan para la llegada definitiva del coche sin conductor, Airbus ha decidido dar un paso al frente con el coche volador. Según la compañía, los coches autónomos no van a solucionar los grandes problemas de los atascos en las ciudades, mientras que si se apuesta por los vehículos que circulan por el aire, se podrán descongestionar las carreteras de las áreas superpobladas.

El proyecto, desarrollado por la división de innovación Airbus A3 y comandado por Rodin Lyasoff, está trabajando en un una plataforma de vehículo volador autónomo para pasajeros individuales y transporte de carga, que recibe el nombre de Proyecto Vahana.

Las primeras pruebas con el prototipo del vehículo se realizarán a finales de 2017, según Lyasoff, quien insiste en que por muy ambicioso que parezca, es factible. Airbus ya cuenta con muchas de las tecnologías necesarias, las baterías y otros elementos aeronáuticos, pero la compañía asume el reto de conseguir un sistema de conducción autónomo perfeccionado para evitar accidentes.

Éste es, de hecho, uno de los principales problemas con los que se están encontrando las grandes empresas que han decidido invertir en el coche sin conductor. El vehículo autónomo de Google, por ejemplo, fue por primera vez culpable de un accidente el pasado mes de marzo, lo que provocó un nuevo debate: ¿a quién culpar del accidente si el coche no lleva conductor? Y además, ¿cómo hacer que la decisión que tome el vehículo sea siempre la correcta? El debate está servido.

Cityairbus

Además del proyecto basado en el desarrollo del vehículo, Airbus plantea una estrategia para su uso llamada CityAirbus, similar a las paradas de taxis actuales. En concreto, estos nuevos coches serán un transporte para personas y carga en rutas concretas con estaciones elevadas ubicadas en puntos estratégicos de cada ciudad, como si se tratase de helipuertos. El sistema operaría de forma similar a las aplicaciones de car-sharing con el empleo del smartphone para reservar un coche.

La compañía considera que en el éxito de esta forma de moverse por las grandes ciudades atraerá a millones de ciudadanos, por lo que el coste de desarrollo, fabricación y certificación se reducirían. "En tan sólo diez años podríamos tener productos en el mercado que revolucionarán el transporte urbano para millones de personas", asegura Lyasoff.

Mega ciudades

Los problemas de tráfico que sacuden actualmente las ciudades se acrecentarán con el paso de los años. Según Airbus, en 2030 el 60% de la población mundial vivirá en ciudades, un 10% más que en la actualidad. Esta cifra se verá reflejada en un aumento de la circulación, que, de hecho, ya es bastante alarmante en algunos núcleos urbanos. Buen ejemplo es Sao Paulo, que en 2014 marcó un récord al registrar 344 kilómetros de tráfico en hora punta alrededor de la ciudad. Esto supone un coste anual de 31.000 millones de dólares para la economía brasileña. Por su parte, los londinenses pierden el equivalente a 35 días de trabajo al año en los atascos, muy por debajo de ciudades como Tokio, Mumbai o Manila.


Fuente: Expansión