Aguas plásticas uruguayas

A los dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno hay que sumarle varios de plástico, pues esa es la combinación que encontró la Dinara en el fondo del mar uruguayo


La gaviota cocinera, la más común en la costa uruguaya, añadió un nuevo elemento nada apetecible a su dieta: plástico mordisqueado. Los océanos se han convertido en gigantescos vertederos y las aguas nacionales fluyen en la misma dirección.

En 474 lances de pesca analizados entre 1999 y 2013 por la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (Dinara) del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, se encontraron 430 objetos de mediano (más de 2,5 centímetros) y gran tamaño (mayores a 10 centímetros). Más de la mitad estaban hechos de plástico.

Las botellas y las bolsas de nailon fueron los desperdicios más comúnmente encontrados cerca de la costa. “Esto indica fallas en la gestión de residuos urbanos”, apuntó Silvana González, bióloga marina de la Dinara.

Cuanto más lejos el equipo de investigadores estuvo de la orilla, más aparecieron residuos asociados a la actividad pesquera y al tráfico marítimo (de barcos mercantes, de pasajeros, pesqueros, deportivos, entre otros tipos). Latas de refresco y hasta un empaque de un jabón en polvo chino, líneas de pesca con anzuelos, boyas y trajes de neopreno fueron algunos de los desechos extraídos del fondo del mar uruguayo.

“Tanto en el mar como en las playas se registran grandes cantidades de residuos. Se incumplen las reglamentaciones internacionales que prohíben desechar cualquier tipo de residuo sólido en el mar”, afirmó González, quien participó del estudio Caracterización de los residuos bentónicos en aguas uruguayas que se presentará esta semana en el III Congreso Uruguayo de Zoología.
Tanto en el mar como en las playas se registran grandes cantidades de residuos", dijo Silvana González, bióloga mariana de la Dinara

En cinco ediciones del Día Internacional de Limpieza de Costas celebradas en Uruguay entre 2009 y 2013 se recolectaron más de 20.500 kilos de basura –que equivalen al peso de más de dos elefantes africanos– de colillas de cigarros, envoltorios de comida, botellas, tapitas y bolsas. Durante la temporada pasada, la cuadrilla de la Unidad de Playas de la Intendencia de Montevideo levantó un promedio de 13 toneladas de basura por día. A su vez, durante 2012, se extrajeron 31.148 toneladas de basura, plásticos y chatarra, entre otros materiales, de arroyos y cañadas del departamento capitalino.

“La acumulación de residuos en los sistemas acuáticos tiene consecuencias a distintos niveles que abarcan desde una disminución en el valor estético de la costa con efectos en el turismo y, por tanto, en la economía, como también consecuencias a nivel sanitario y de seguridad de la navegación y consecuencias sobre las especies que habitan la costa”, dijo González.

Dieta peligrosa


Las gaviotas cocineras, los albatros y los petreles ingieren el plástico. Además, varias especies de peces de agua dulce confunden el plástico con alimentos o simplemente lo comen de forma accidental.

De hecho, un estudio del Centro Universitario Regional Este (CURE) de la Universidad de la República y del Centro de Investigación y Conservación Marina (Cicmar), que también se presentará en el III Congreso Uruguayo de Zoología, revela que el plástico ya forma parte de la dieta de la gaviota cocinera.

El equipo analizó 806 egagrópilas (nombre técnico para la bola formada de restos de alimentos no digeridos que es regurgitada) recolectadas entre 2011 y 2013. La cuarta parte presentó 11 restos inorgánicos diferentes que van desde nailon hasta vidrio, siendo el tercer compuesto luego de los peces y los residuos orgánicos.

Se ha observado que la ingesta de residuos constituye la causa de muerte predominante (42%) de las tortugas verdes encontradas varadas a lo largo de la costa uruguaya. El mismo destino tienen los delfines costeros. El plástico se degrada hasta convertirse en microplástico, el cual afecta sobre todo a los invertebrados.

Efectos desconocidos


“Los efectos tóxicos de la ingesta de plástico aún no se han comenzado a estudiar”, advirtió González. Las posibles consecuencias van desde alteraciones en la movilidad, nutrición y reproducción hasta la muerte de las especies afectadas.
Los efectos tóxicos de la ingesta de plástico aún no se han comenzado a estudiar", sostuvo González a Cromo

La experta relató que el plástico se adhiere a las partículas de los llamados Contaminantes Orgánicos Persistentes (COP), usados en insecticidas o en pinturas, entre otros materiales. Estos se caracterizan por ser tóxicos, persistentes y bioacumulables en los organismos y pueden causar alteraciones fisiológicas en los animales, pero también en los humanos, como obesidad y tiroidismo.

González explicó: “Las especies marinas pueden ingerir las partículas de plástico y acumular estos COP en sus tejidos al igual que las especies que se alimentan de ellas, lo cual genera un efecto acumulativo a lo largo de la cadena alimenticia”.

 


Islas de basura


Cada año se vierten 6,4 millones de toneladas de basura a los mares de todo el mundo. Los océanos Pacífico y Atlántico tienen dos islas de basura cada uno, en el norte y el sur. La isla del océano Índico está centrada entre Australia y África. Naciones Unidas ha estimado que cada kilómetro y medio cuadrado de océano Índico contiene 46 mil pedazos de plástico flotantes. El 90% de la basura marítima es plástico.


Acerca del autor

Comentarios