Adiós a la TV plasma de Panasonic

La empresa japonesa cerrará su fábrica de televisores con pantalla plasma a fines del año financiero, en marzo de 2014
El año que viene, Panasonic ya no fabricará televisores con pantalla plasma. La marca japonesa acaba de marcar un nuevo hito, solo que esta vez fue con gusto amargo. El fin de la fabricación de este tipo de televisores por parte de la empresa significa un hecho importante en la lenta muerte de esa industria en Japón, un sector que fue el orgullo del ascenso del país en la posguerra.

En la era dorada, que comenzó en la década de 1970, los fabricantes de televisores del país llevaron tecnología de avanzada asequible a los hogares de todo Occidente, y marcas como Sony, Trinitron y Panasonic fueron pioneros. Sin embargo,  después de dominar el negocio durante mucho tiempo, algunas de esas compañías cayeron en pérdidas profundas en menos de una década, y pasaron a una segunda categoría frente a una nueva raza de rivales ágiles como Samsung.
Las compañías japonesas eran probablemente un poco sentimentales, subestimaron a sus rivales y no crearon una estrategia competitiva", dijo un analista

El fin ha llegado mucho antes de lo esperado, subrayando la determinación del presidente de la compañía, Kazuhiro Tsuga, de erradicar las operaciones débiles mientras se centra en productos de mayor margen para poner fin a años de pérdidas en el conglomerado de electrónica para el consumidor.

Todo lo que quedará de la manufactura de televisores de Japón son tres plantas de avanzada de pantallas de cristal líquido (LCD), con Sharp siendo parcialmente propiedad de operadores extranjeros, y unas pocas plantas de montaje. Las reconocidas marcas japonesas como Toshiba y Hitachi están tercerizando la mayor parte de sus equipos a otros fabricantes.

Al igual que las compañías estadounidenses y europeas a las que vencieron en la industria décadas atrás, los japoneses pueden atribuir su destino tanto a los competidores hambrientos como a sus propias equivocaciones. "No fue solo el fracaso de las compañías japoneses. Fue también que los rivales se pusieron al día con bastante rapidez", dijo Kun Soo Lee, analista en una empresa de investigación de la industria IHS iSuupli.

"Las compañías japonesas eran probablemente un poco sentimentales, subestimaron a sus rivales y no crearon una estrategia competitiva", agregó.

La caída en el negocio de televisores de Japón se produce en momentos en que la industria enfrenta un momento crucial: cómo hacer frente a los consumidores de todo el mundo que comienzan a utilizar las pantallas de sus computadoras, laptops y tabletas para ver en ellas más emisiones y contenidos de medios de comunicación por encargo.

Populares de la sección

Comentarios