A la carga por la colonización de Marte

Una fundación holandesa mandará robots al planeta rojo en 2018 con el fin de preparar el lugar para que un grupo de personas viaje sin retorno
Un grupo de humanos está dispuesto a viajar a Marte sin retorno y unos "adelantados" robóticos serán los encargados de prepararles todo en tierra roja. El envío de las máquinas que garantizarán la conquista está pautado para 2018, según anunció la fundación Mars One, que trabajará en conjunto con Lockheed Martin y Surrey Satellite Technology (SSTL).

La fundación holandesa, privada y sin fines de lucro, ya ha recibido más de 165.000 solicitudes de voluntarios dispuestos a viajar a Marte, y la selección de los finalistas se hará después de cuatro rondas de examen. Entre los postulantes hay un uruguayo de 20 años.

Las órbitas elípticas de la Tierra y de Marte llegan a su perigeo cada dos años, cuando la distancia entre los dos planetas es de unos 55 millones de kilómetros, es decir la menor posible. Las agencias espaciales aprovechan ese alineamiento orbital para el lanzamiento de las naves de exploración al planeta rojo.

Dependiendo de la velocidad del lanzamiento, la alineación de ambos planetas y cuánto combustible se use para la travesía, un viaje desde la Tierra a Marte puede tomar entre 150 y 300 días.

El problema logístico de una misión tripulada a Marte consiste en la carga de combustible y los suministros suficientes para el viaje de ida, la estancia en el cuarto planeta del Sistema Solar, y el despegue y travesía de retorno.

Como pasó en América


La idea de Mars One es el envío de robots que cumplirán la labor que los "adelantados" tuvieron en la avanzada europea sobre las Américas. Ahora, con los primeros colonos dispuestos a establecerse permanentemente en Marte sin retornar a la Tierra.

Bas Lansdorp, cofundador y ejecutivo principal de Mars One, dijo en un comunicado que su organización está muy entusiasmada por la firma de los acuerdos para la primera misión a Marte: "Esta será la primera nave espacial privada que irá a Marte, y su llegada y operación exitosas serán un logro histórico".

El plan de Mars One es el envío a Marte de la misión no tripulada que llevará abastecimientos, y a partir de 2022, grupos de cuatro personas cada dos años.

La empresa Lockheed Martin diseñó, construyó y operó el robot Phoenix Mars que la NASA envió a Marte en 2007 en una misión de búsqueda de agua helada bajo el ártico marciano.

"Este es un proyecto ambicioso y ya trabajábamos en el estudio del concepto de la misión, a partir del diseño probado de Phoenix", señaló en un comunicado Ed Sedivy, ingeniero jefe espacial de Lockheed Martin.

El robot Mars One


El artefacto Mars One tendrá un brazo robótico capaz de recoger muestras del suelo al igual que el Phoenix. Además llevará a cabo un experimento para la extracción de agua del suelo, otro experimento para demostrar el uso de paneles solares de película fina en la superficie del planeta, y una cámara para un registro visual continuo.

Por su parte, la firma SSTL construirá el satélite de la misión que se mantendrá en órbita sincrónica de Marte y proporcionará el enlace de banda ancha alta para transmitir los datos y las imágenes de video del robot a la Tierra.

Arno Wielders, otro cofundador de Mars One, sostuvo que con la misión de 2018 "se da un paso adelante en la colonización de Marte". Y agregó: "La demostración de la producción de agua en Marte es crucial para las misiones tripuladas".

Comentarios