A 45 años de un viaje épico

Una entrevista a Buzz Aldrin, la leyenda viviente que pisó la Luna en 1969 y que, a sus 84 años, considera que la estrategia espacial de la NASA debe ser viajar a Marte y establecer allí una base fija con humanos


 

Pregunta para Buzz Aldrin: ¿estabas asustado en el momento en que te encontrabas en esa pequeña nave espacial descendiendo a la superficie de la Luna, sin saber con certeza si volverías alguna vez a la Tierra? “Los pilotos de guerra tienen hielo corriendo por sus venas”, responde Aldrin. “El miedo es una emoción incapacitante. Te impide pensar con claridad”, agrega.

Este domingo se cumple el 45° aniversario del momento en que el mundo escuchó: “Aquí Base Tranquilidad. El Águila ha aterrizado”. Aquellas increíbles palabras citadas por el compañero de tripulación de Aldrin en la misión Apollo 11, el fallecido Neil Armstrong, marcaron el primer alunizaje.

La próxima frontera


Aldrin, quien ahora tiene 84 años, tiene grandes expectativas para este aniversario. En una entrevista telefónica dijo que esperaba visitar la Casa Blanca, así como también escuchar anuncios del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, respecto a nuevas ambiciones para la NASA y vuelos espaciales tripulados. El ingeniero y astronauta quiere ver a los humanos viajar a Marte y vivir allí de forma permanente, algo que cree que el país podría lograr mediante una asociación internacional que podría incluir a China.

En opinión de Aldrin, los 50 años del alunizaje serán una oportunidad ideal para que el sucesor de Obama dé un anuncio similar a aquel famoso de John F. Kennedy en 1961, anunciando la expedición a la Luna. Sería algo así como: “Creo que esta nación debe comprometerse a, dentro de dos décadas, estar liderando la permanencia internacional en el planeta Marte”.

Vivir en Marte


¿Podría alguien como Elon Musk, CEO de la empresa espacial SpaceX, liderar una misión al planeta rojo, tal como ha dicho que es su intención? “No creo que vaya a ser un empresario multimillonario quien vaya a conseguir este logro”, dijo Aldrin. En su opinión, incluso para un magnate este plan es demasiado caro.

La gente que vaya a Marte debe estar preparada para un viaje de ida, afirmó. Eso es más factible que ir y volver, además de mantener el flujo de financiación de la exploración marciana, algo que no pasó al simplemente dejar las huellas, plantar la bandera y partir.

“Si vamos y volvemos, y vamos y volvemos, estoy seguro de que el Congreso de Estados Unidos dirá: ‘Ya sabemos cómo hacer eso, mejor pasemos el dinero a otro lugar’. Así, todas las inversiones se irán”, opinó Aldrin.

El astronauta lanzó una campaña en las redes sociales encabezada por un video en YouTube (ver arriba). Allí, distintas celebridades (como John Travolta, Jared Leto, Tim Allen, Bryan Adams) y científicos (por ejemplo, Neil deGrasse Tyson y Bill Nye) homenajean al Apollo 11 . “Creo que debemos recordarle al mundo lo que fueron las misiones Apollo y transmitirles que todavía podemos hacer cosas imposibles”, dice Aldrin en el video.

Y luego bromea: “El mundo entero celebró nuestro aterrizaje en la Luna, pero nos perdimos todo eso, porque estábamos afuera de la ciudad”.

Dos leyendas


Aldrin ha pasado los últimos 45 años como una leyenda viva y crea un alboroto en cada lugar que pisa. Su asistente desde hace muchos años, Christina Korp, quien solía trabajar en la industria de la música, contó: “Acepté este empleo para tener un trabajo tranquilo. No tenía ni idea en lo que me estaba metiendo. Ninguna estrella de rock puede igualar a Buzz Aldrin y su energía”.
En algunas oportunidades, las conversaciones se convertían en una discusión acerca de cuál debía ser el próximo paso de la exploración espacial: el regreso a la Luna o viajar a Marte. Para mí, la respuesta era Marte. Neil (Armstrong) no estaba de acuerdo. Él pensaba que la Luna tenía más para enseñarnos antes de avanzar hacia otros desafíos”

En su libro Misión a Marte: Mi visión para la exploración espacial, Aldrin recuerda que sus ambiciones marcianas no eran compartidas por Armstrong. Este creía que Estados Unidos debía enfocarse en volver a la Luna en misiones de larga duración. Si bien Armstrong era taciturno por naturaleza, en sus últimos años se convirtió en vocero de la futura estrategia de la NASA.

Aldrin también escribe sobre visitas anteriores a la Casa Blanca con sus compañeros de tripulación: “En algunas oportunidades, las conversaciones se convertían en una discusión acerca de cuál debía ser el próximo paso de la exploración espacial: el regreso a la Luna o viajar a Marte. Para mí, la respuesta era Marte. Neil no estaba de acuerdo. Él pensaba que la Luna tenía más para enseñarnos antes de avanzar hacia otros desafíos”.

En su libro sobre Marte, Aldrin lamenta la muerte de Armstrong, sucedida en 2012, y alude al hecho evidente de que el segundo hombre en la Luna nunca será tan famoso como el primero: “Mi amigo Neil tomó el pequeño pero gigante paso que cambió el mundo y siempre será recordado como la persona que representa un seminal momento de la historia humana”.

Como un pregrino


Sobre la NASA, Aldrin dijo: “Creo que estamos a la deriva en estos momentos. No podemos llevar a nuestra propia gente a la Estación Espacial Internacional”. La agencia ha pagado US$ 100 mil millones a Rusia en estos 15 años para enviar los astronautas estadounidenses hasta dicha estación, detalló.

“Como patriótico veterano de la Guerra Fría y de la Guerra de Corea estoy extremadamente preocupado de que sigamos siendo número uno”.

Norm Augustine, un viejo amigo de Aldrin y ejecutivo aeroespacial, recordó estar con él cuando testificó en el Congreso de Estados Unidos a favor de las misiones a Marte sin regreso. “¿Quién iba a querer hacer eso?”, preguntó Augustine. A lo que Aldrin respondió rápidamente: “¿Has oído hablar de los peregrinos?”.

 


Calzar el homenaje


Este domingo, la tienda online de moda urbana JackThreads sacó a la venta un modelo de championes en homenaje a la misión Apollo 11. El calzado deportivo no solo recuerda la hazaña espacial mediante un diseño retro cool, sino también en la elección de materiales. Creado con caucho termoplástico, fibra de carbono y una cubierta de material reflectante, esta prenda remonta a la década de 1960. Habrá solo 100 pares disponibles a US$ 197 cada uno.


Populares de la sección

Comentarios