El Observador
Cromo » Destacadas / Ecología

Las gaviotas que comen asado

Noelia González / @NoeliaGMo - 27/11/2012

La gaviota cocinera, que habita una de las islas montevideanas, está alimentándose de los desperdicios humanos de la zona. Un equipo de investigadores uruguayos trabaja para estudiar las consecuencias

1

La gaviota cocinera alcanza los mil ejemplares en la isla. Mide unos 30 centímetros de alto

2

Sin ser basura y desechos de pesca, se alimenta de peces, cangrejos y algunos bivalvos

3

Cuatro parejas de ostrero viven en la isla. Las gaviotas cocineras amenazan sus huevos y crías

4

Emanuel Machín, Javier Lenzi y Natalia Zaldúa llevan adelante el proyecto, que incluye un fotorreportaje de la isla

1234

Huesos de pollo enteros, guiso de arroz, morrón y zanahoria, restos de grasa animal y hasta de asado: los bolos que escupen las gaviotas cocineras que habitan la Isla de las Gaviotas, en la costa montevideana de Malvín, dejan en evidencia su dieta. La misma se basa, sobre todo, en la basura que dejan los humanos.

Analizar los desperdicios que estas aves ingieren no solo da pistas sobre su dieta sino que confirma a los humanos como parte de la cadena de la biodiversidad, de la que no solo forman parte, sino que también participan. Así lo señaló Emanuel Machín, uno de los tres investigadores uruguayos que estudian las consecuencias de esta alimentación en las gaviotas cocineras.

La investigación se enmarca en el proyecto “Gaviotas de la isla”, ejecutado por el grupo Averaves, el Centro de Investigación y Conservación Marina (CICMAR) y apoyado por el Club Acal. A través de este, los biólogos Machín, Javier Lenzi y Natalia Zaldúa abrieron las puertas a un trabajo que comenzó en 2011 y que recién “dentro de unos diez años”, con una gran cantidad de muestreo, arrojará información sobe los efectos de esta interacción. Según explicó Machín, también habrá que comparar estas gaviotas con aquellas de la misma especie que solo se alimenten de recursos naturales.

Mientras tanto, los investigadores llevan un registro fotográfico de las aves de la Isla de las Gaviotas, que actualmente circula online como un atractivo fotorreportaje para la divulgación de la biodiversidad del lugar.

¿Cómo afectan las fuentes de alimentación de origen humano la reproducción y el comportamiento de esta especie? ¿Qué contaminantes están presentes y dónde se generan? El equipo buscará responder estas y otras preguntas para ahondar en el fenómeno.

Versátiles

La gaviota cocinera se encuentra distribuida por todo el hemisferio sur, donde nidifica en Sudamérica, Nueva Zelanda, entre otros. Además, se trata de una especie “oportunista” en cuanto a sus hábitos alimenticios, informa un artículo publicado en la web de Averaves. Por eso es que la gaviota “ha sabido explotar la oferta derivada de actividades humanas”, se explica.

Así, la gaviota cocinera puede aprovechar los desperdicios que dejan los pescadores artesanales o industriales, y también puede volar hasta el basurero de Montevideo o algún otro lugar de residuos para completar un plato de lo más variado.

Este comportamiento flexible de una gaviota que ya se ha afianzado en la isla influye también sobre las demás especies con las que convive. De las 36 especies de aves registradas en la isla hasta la fecha, se destaca el ostrero como principal víctima de la cocinera. Cuatro parejas de este pájaro negro de pico rojo habitan la isla, mientras la gaviota preda sobre sus huevos y pichones.

En Isla Verde, en Uruguay, así como en la Patagonia argentina, también se ha registrado que la gaviota cocinera afecta el éxito en la reproducción del gaviotín real y el gaviotín de pico amarillo.

Por otro lado, es portadora de distintas especies de patógenos, perjudiciales para la salud del ser humano y el ganado. En la viceversa, hasta el momento, la única certeza es que el hombre influye en la naturaleza con aquello que ya no le sirve. 

Comparte esta noticia

Comentarios

Registro

Noticias Recientes

Video destacado

Síguenos en Facebook

Actividad

Republicar

VOLVER ARRIBA | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | CONTÁCTENOS | RSS
El Observador
Seguinos en:
Copyright © 2013 El Observador | Montevideo - Uruguay
Suscríbase a nuestro RSS