El Observador
Cromo » Ciencia / Destacadas

Los Juegos Olímpicos de los microbios

25/07/2012

Se desarrollan en paralelo a los de Londres 2012 y se rigen bajo los mismos principios: entrenarse para ser los mejores de sus microscópicas categorías


YouTube Direkt

En el mundo microscópico también se festejan los Juegos Olímpicos. Al igual que los atletas humanos, que competirán en la capital británica a partir de esta semana, los microbios se preparan sin descanso para ser los mejores dentro de sus categorías.

Con la evolución como entrenadora, estos seres invisibles para el ojo humano deben adaptarse a los cambios en las reglas de juego, cada vez que varían las condiciones de sus hábitats naturales. El que mejor lo haga, será quien obtenga el oro de la supervivencia.

A través de esta y otras metáforas olímpicas, la publicación online de la revista Nature, Nature Microbiology Reviews, honró este mes a los mejores competidores en el mundo microbiológico con un original ensayo.

Otra forma de enseñar

En el artículo “Las Olimpíadas Microbianas”, los autores encabezados por la investigadora estadounidense Merry Youle describen las competiciones ficticias entre los distintos microbios, basándose en datos reales pero con un tono satírico.

La revista Wired recoge dos episodios, en este sentido: Bacillus Bill y Salmonella Sam son los maestros de ceremonia (sus primeros nombres refieren a géneros de bacterias), mientras que uno de los participantes dice sentirse “cocc-y”, parafraseando en inglés al estafilococo, otra bacteria.

Competencia microbiana

Los deportes que conforman este evento tan atípico no difieren demasiado de los juegos olímpicos tradicionales. Las bacterias de nombres rimbombantes se desempeñan en carrera, boxeo, nado libre en 100 micrómetros, jabalina, relevo de patógenos, buceo y resistencia durante los Juegos de Invierno.

En estos escenarios imaginados pero totalmente probables, se suceden situaciones que hacen referencias absurdas a un juego entre humanos y a la microbiología. Así, en la final de boxeo, la Pseudomonas aeruginosa es descalificada por querer vencer al Estafilococo aureus mediante el uso de “pequeñas moléculas que mejoran la actuación”.

En jabalina, la planta patógena Puccinia monoica gana la medalla de oro empleando un método astuto, por el que ataca insectos de una planta infectada para ayudar a completar el ciclo de reproducción de los hongos.

También existe un premio por “belleza de desempeño”, donde los jueces otorgan el primer lugar a la Photobacterium phosphoreum por su habilidad de brillar en la oscuridad y alumbrar con su luz al organismo en el que se hospeda, un pez que habita en las profundidades del mar.

Olimpíadas 2016

Al cierre de la competencia, los autores expresan sus deseos de que estos Juegos Olímpicos fuera de lo común sirvan para inspirar a la próxima generación de microbiólogos o como una manera inédita de apreciar la importancia de los microorganismos “de todas los tipos y formas, para todo aspecto de la vida en la Tierra”.

Tan insólitas como didácticas y divertidas, las Olimpíadas Microbianas de 2016 serán otra historia. Todo dependerá de cuánto entrenen estos seres con la naturaleza como principal escenario.

 

Nado libre en 100 micrómetros

En la disciplina nado libre en 100 micrómetros compiten ocho bacterias. El video que las muestra en plena carrera, cada una en su respectivo andarivel, es por demás divertido ya que, mientras seis de ellas lo hacen con profesionalismo, otra demora el doble que el resto en llegar a la meta y la octava no hace más que girar en círculos a escasos micrómetros de la largada.

La ganadora de esta disciplina es la bacteria Rhodobacter sphaeroides, la cual pertenece a un grupo que pueden obtener energía mediante la fotosíntesis.

 

Comparte esta noticia

Comentarios

Noticias Recientes

Video destacado

Síguenos en Facebook

Actividad

Republicar

VOLVER ARRIBA | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | CONTÁCTENOS | RSS
El Observador
Seguinos en:
Copyright © 2013 El Observador | Montevideo - Uruguay
Suscríbase a nuestro RSS